Blog

CELAC SOCIAL abogó por paz, integración, fin del bloqueo y justicia social en su primer encuentro

Centraron sus demandas en temas como el cese del expansionismo de la OTAN; el fin del bloqueo imperial; además, exhortaron a ampliar los derechos económicos y sociales de los pueblos.

El pasado 23 de enero se instaló en Argentina, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños Social (CELAC-Social), que reunió a más de 200 organizaciones y movimientos sociales de veinte países de la región. El encuentro formó parte de las actividades previas a la VII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno.

Tras una serie de reuniones y movilizaciones la CELAC-Social difundió los acuerdos y resoluciones alcanzadas en sus jornadas de debate los cuales se encuentran contenidos en un documento de diecisiete páginas. En la declaración abogan por:

  • El cese del colonialismo y el neocolonialismo en América Latina y el Caribe.
  • Contener y rechazar el avance de la OTAN dentro y fuera de la región.
  • El fin de las políticas de bloqueo de una nación contra cualquier país del mundo; así por la contención de una nueva la Doctrina Monroe contras los pueblos.
  • Acciones coordinadas desde la CELAC para desmantelar las bases militares de Estados Unidos en la región.
  • La creación de una Nueva Arquitectura Financiera Internacional regional inclusiva.
  • Posicionamiento de la CELAC frente a la grave crisis climáticas que enfrenta el mundo.
  • Mejoras en las condiciones laborales y salariales de la clase obrera, así como ampliar cada vez más sus derechos.
  • Avances en favor de la igualdad de género y la erradicación de la violencia.
  • Institucionalización de espacios permanentes para el diálogo de los gobiernos, movimientos y organizaciones sociales.
  • Articular la solidaridad entre los pueblos.
  • Entre otros puntos de interés.

VENEZUELA EN LA CELAC SOCIAL

En el caso de la República Bolivariana de Venezuela se emitieron dos resoluciones.

La Resolución VII hace votos por la paz y el fin de la controversia sobre el Territorio Esequibo, el cuál pertenece legal y legitimamente a la República Bolivariana de Venezuela. En el texto se lee:

«Manifestamos la necesidad de ratificar que la CELAC es un mecanismo garante de la Paz de América Latina y Caribe.

En este sentido, solicitamos la resolución de la controversia sobre el Territorio Esequibo en el marco de las disposiciones del Acuerdo de Ginebra de 1966. Es necesario promover una solución de beneficio mutuo para la República Cooperativa de Guyana y la República Bolivariana de Venezuela, sin la intervención de los intereses imperialistas y sus corporaciones petroleras.»

Además, en la Resolución VIII los movimientos y las organizaciones sociales exigen el cese del criminal bloque de Estados Unidos contra el país, así como la devolución del avión EMTRASUR, que permanece en territorio argentino.

«Aprovechamos, para solidarizamos con el pueblo de Venezuela que se encuentra resistiendo el criminal bloqueo perpetrado por el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados que hacen eco a la agresión de los pueblos que decidieron ser libres e independientes.

De esta manera solicitamos ante está instancia el cese del secuestro del avión EMTRASUR venezolano qué el gobierno de Estados Unidos ha impuesto en territorio Argentino, violando el Derecho Internacional, pretendiendo fracturar la unidad de los pueblos y de socavar la paz en la región.»

Finalmente, en la Declaración de la CELAC-SOCIAL se lee: «En el caso específico del bloqueo a Venezuela, se destaca el hecho de que impide que el Astillero Río Santiago, en Argentina, cumpla con su compromiso de entregar el buque petrolero Eva Perón y la continuidad de su construcción gemela, el buque Juana Azurduy».

Lee y comparte el documento final de estos acuerdos de la CELAC-SOCIAL.

COMUNICADO | ISB saluda al XVI Congreso del Frente Polisario

Expresamos todo nuestro apoyo al Frente Polisario y nuestro repudio a la guerra contra el pueblo saharaui que se libra desde Marruecos, así como la complicidad de la Unión Europea y de EEUU

El Instituto Simón Bolívar para la Paz y Solidaridad entre los Pueblos saluda de manera fraterna y combatiente la realización del XVI Congreso del Frente Polisario donde se debatirán temas vitales que contribuyan a la lucha del pueblo saharaui en el camino hacia la inevitable victoria final.

Lamentablemente, y ante la indiferencia de las grandes corporaciones mediáticas, el XVI Congreso se produce en el contexto de la guerra a la cual se ha recurrido luego de la violación del cese al fuego por parte de Marruecos que mantiene una posición colonialista, apartada del derecho internacional y de negación constante del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación y ocupación de la tierra que históricamente le ha pertenecido.

El Comandante Hugo Chávez afirmó que la causa saharaui era causa bolivariana y por eso el pueblo bolivariano y su gobierno revolucionario bajo el presidente Nicolás Maduro, han fortalecido sus lazos de amistad y de solidaridad.

Expresamos todo nuestro apoyo al Frente Polisario y nuestro repudio a la guerra contra el pueblo saharaui que se libra desde Marruecos, así como la complicidad de la Unión Europea y de EEUU que no solo amparan las atroces violaciones de derechos humanos contra la población que habita en los territorios ocupados, sino que también se benefician de la explotación ilegal de recursos que deberían dirigirse al buen vivir del pueblo saharaui.

Deseamos el mayor de los éxitos en el XVI Congreso del Frente Polisario, representante legítimo del pueblo saharaui y hacemos votos porque logre alcanzar una paz duradera, con justicia, donde se haga valer el derecho internacional y la voluntad de su pueblo para poder al fin alcanzar su libertad y autodeterminación.

¡Viva el pueblo saharaui!

¡Viva el Frente Polisario!

Movimientos sociales venezolanos se solidarizan con el pueblo brasileño y el presidente Lula Da Silva

Los asistentes alertaron sobre la escalada criminal de quienes intentan borrar con un golpe de estado la decisión política electoral del pueblo que eligió a Lula Da Silva como presidente por los próximos cuatro años.

Un acto de solidaridad con el pueblo brasileño y el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva se realizó este miércoles, en la Plaza Bolívar de Caracas, con el objetivo de rechazar los actos de violencia fascista y neoliberal desarrollados en Brasil, el pasado 08 de enero de 2023.

La tribuna fue propicia para condenar y denunciar el accionar de estos grupos extremistas afines al expresidente Jair Bolsonaro, quienes vandalizaron el Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo, el Congreso Nacional y la Corte Suprema, destruyendo importantes obras consideradas patrimonios culturales del país.

Los asistentes alertaron sobre la escalada criminal de quienes intentan borrar con un golpe de estado la decisión política electoral del pueblo que eligió a Lula Da Silva como presidente por los próximos cuatro años.

Durante el acto los voceros y voceras de los movimientos y organizaciones sociales y populares venezolanas leyeron un pronunciamiento en el que exhortan «a los pueblos del mundo a estar atentos y denunciar las acciones de grupos neofascistas que intentan construir un clima de violencia para torcer la voluntad de vivir en libertad y en democracia».

Además, acompañan la valentía del pueblo brasileño que resistió durante cuatro años la política entreguista del gobierno bolsonarista, el cual descuidó la salud, la educación, los beneficios sociales conquistados, al tiempo que violentó los derechos humanos de los brasileños y las brasileñas.

«Los movimientos y organizaciones sociales venezolanos hacemos un reconocimiento a la valentía de los movimientos populares de Brasil que el día 01 de enero recibieron justo reconocimiento a la 4 años de valentía y resistencia ante uno de los gobiernos neofascista del mundo que les desconoció derechos,negó atención y es,sin dudas, responsable responsable de miles de muertes por COVID-19 en Brasil », refiere el pronunciamiento.

Internacionalizar la lucha, internacionalizar la esperanza

Laura Franco, integrante del movimiento feminista popular venezolano, fue una de las voceras de esta actividad de solidaridad con el pueblo brasileño y su gobierno. Recordó que el pueblo de Brasil «ha tenido que vivir estos últimos años los embates de un gobierno profundamente neoliberal y facista como el de Jair Bolsonaro; un gobierno que hizo que Brasil en tiempos de pandemia se constituyera en el epicentro de la pandemia en nuestra región, ocasionando millones de muertes de brasileños y brasileñas, sencillamente por no atender la causa de los pobres, de los pueblos, por prestarse a la lógica del capitalismo de arrasar con las grandes mayorías», dijo.

Franco agregó que en 2022, la organización del pueblo y su necesidad de recuperar la Patria, permitió el triunfo electoral de Da Silva, quien enfrentó con cárcel un golpe judicial (Lawfare), los ataques constantes de la oligarquía y la campaña de mentiras del poder mediático. «El pueblo brasileño es un pueblo sabio, un pueblo que supo esperar su momento para salir a las calles y otra vez apostar por la democracia, por un gobierno que ha prometido retomar la ruta de la justicia social», expresó.

Consideró que la experiencia de lucha del pueblo venezolano debe ser extensiva en esta campaña de solidaridad entre los pueblos para derrotar cualquier tipo de golpe imperialista en la región.

«Nosotras y nosotros que sabemos cómo se mueve el imperialismo, cómo agrede constantemente y sistemáticamente a los pueblos que decidimos ser libres, nosotros no tenemos otra ruta que hacernos solidarios con el pueblo de Brasil; un pueblo, además, que mientras estuvo los gobiernos progresistas de Lula, de Dilma, siempre fue solidario con el pueblo venezolano», expresó la representante feminista venezolana.

Por su parte, Simone Magalhaes, integrante de la Brigada Internacionalista «Apolonia de Carvalho» y del Movimiento de las Trabajadoras y Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), agradeció la solidaridad internacionalista de la clase obrera mundial que está acompañando las jornadas de movilización popular en favor de la soberanía y la democracia brasileña.

«Brasil y Venezuela son naciones hermanas, nuestros pueblos, nuestra gente, nuestros trabajadores y trabajadoras, indígenas, pueblo pobre, se identifican en una misma lucha que es la justicia social por la defensa de la democracia», afirmó la vocera brasileña.

Magalhaes denunció que la democracia en Brasil y en el mundo está en peligro. Por tal motivo, dijo que «esta solidaridad y esta respuesta inmediata de los movimientos populares y sociales del mundo es importante, para decir de una vez por todas al fascismo, al bolsonarismo y toda la derecha que los pueblos no aceptarán más ser irrespetados».

Asimismo, reconoció la capacidad que tiene el poder popular organizado en la vanguardia por la defensa de sus derechos y por su patria. Por tal motivo, afirmó que en Brasil «no aceptaremos el fascismo, no aceptaremos que la derecha quiera ser títere del imperialismo yankee. Saldremos a las calles, saldremos a defender lo que es nuestro, que es el poder popular. Nuestra gente está aprendiendo con ustedes cómo resistir al imperialismo, cómo resistir a la derecha«, mencionó la integrante del MST.

En este sentido, consideró que pese a que el gobierno de Lula Da Silva tiene que enfrentar el accionar violento del bolsonarimos, ellos no tienen la capacidad de comprender la voluntad del pueblo que se mantuvo en defensa de su presidente durante todo el período de Lawfare y durante la campaña electoral.

«Nosotros sabíamos que al Lula llegar al poder la derecha no iba a descansar; pero la derecha ignora una cosa, que este gobierno es popular, que este gobierno no es de Lula, es del pueblo brasileño. Por eso nuestra gente permanece en las calles para defender hasta el último minuto este gobierno legítimamente electo. Estamos despiertas, alertas; la espada de Bolívar libertará toda América Latina», afirmó Magalhaes.

Tras los actos criminales de la extrema derecha brasileña el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva ordenó la intervención en el Distrito Federal, mediante un decreto que tendrá vigencia hasta el 31 de enero de 2023. En tanto, los sectores fascistas convocaron a nuevas movilizaciones que buscan atentar contra la paz, la soberanía y la democracia en el gigante del sur.

Viceministro Carlos Ron participó en el Foro de Diálogo de Teherán

En el encuentro abordó la necesidad de encontrar soluciones comunes, para los desafíos que enfrenta el mundo, a través del diálogo

Por: Agencia de Noticias de la República Islámica – IRNA y Revista Diplomática de Venezuela

Carlos Ron, Viceministro para América del Norte de Venezuela afirma que el Foro de Diálogo de Teherán fue un evento extraordinario celebrado en un momento delicado por los conflictos.

En una entrevista exclusiva publicada este martes por la agencia de noticias iraní IRNA al margen del 3º Foro de Diálogo de Teherán, el viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Carlos Julio Ron Martínez, ha subrayado que debido a los desafíos globales, incluida la posibilidad de una guerra y el cambio climático, es muy importante que esta reunión se celebre en este momento.

Carlos Ron ha sostenido que, realmente, se puede encontrar soluciones comunes para los desafíos a través del diálogo y ha mencionado el unilateralismo como la razón principal de los conflictos.

A juicio del diplomático venezolano, la solución a estos problemas es volver a la diplomacia y al multilateralismo y respetar los principios de las Naciones Unidas.

Al comentar sobre la posición de Irán en la región, el vicecanciller del país suramericano ha sostenido que Irán es un actor principal de la zona y, como pueden ver, el solo hecho de celebrar este foro y su capacidad para convencer a otros países para que participen en el evento muestra el papel de liderazgo de Irán. Irán desempeña un papel constructivo en la búsqueda de soluciones a los problemas del mundo, ha agregado.

La tercera edición del Foro de Diálogo de Teherán se celebró el lunes en Teherán, capital persa; bajo el título Política de Vecindad de la República Islámica de Irán: Aproximación a la Amistad y Construcción de Confianza, con la participación de al menos 70 funcionarios y representantes de los laboratorios de ideas, think tanks, y centros de investigación de 36 países.

Viceministro Ron: Medidas Coercitivas Unilaterales son un arma creada por la Doctrina Monroe 2.0

Sus reflexiones fueron planteadas en el foro: «Hacia los 200 años de resistencia contra la Doctrina Monroe», realizado en la Cancillería venezolana.

El viceministro para América del Norte y presidente del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos (ISB), Carlos Ron, participó en el foro «Hacia los 200 años de resistencia contra la Doctrina Monroe», realizado este miércoles en la Cancillería venezolana.

El evento permitió dar un primer vistazo al alcance de las políticas imperiales en América Latina y El Caribe, y cómo los pueblos, de la mano de gobiernos revolucionarios, han logrado responder con valentía y honorabilidad a estas políticas de intimidación, sometimiento y golpismo.

La actividad contó con las ponencias de dos profesores y expertos en geopolítica internacional, el profesor José Gregorio Linares, quien hizo un recuento histórico de la confrontación del Libertador Simón Bolivar con la política de los Estados Unidos; y el profesor Alí Ramón Rojas Olaya con una ponencia sobre el papel de esta doctrina en la disputa de la República Bolivariana de Venezuela por la Guayana Esequiba.

200 años después nos enfrentamos a la Doctrina Monroe 2.0

Durante su intervención el viceministro Ron explicó que la conmemoración de los 200 años de esta doctrina imperial «se da en un contexto bastante diferente a lo que estamos acostumbrados», en tanto hay una mayor capacidad de compresión en los pueblos sobre los intereses de Estados Unidos y sus aliados, que no era tan clara durante la colonia y los procesos de independencia para las mayorías.

«La gran confrontación que ha habido durante estos dos siglos se fundamenta en dos visiones bastante sencillas: una un pueblo que quiere ser libre y que quiere fundarse de una manera diferente a las naciones que se conocían hasta entonces en occidente. Esa idea se ve confrontada con otro pueblo al norte del mismo continente, que también había obtenido su libertad (…) pero que además se ve con el derecho ejercer de alguna manera dominio, influencia sobre el resto de ese continente», expuso Ron.

El viceministro recordó que fue el gobierno de Donald Trump quien rebautizó a este mecanismo imperial con el nombre de «Doctrina Monroe 2.0», esta que incluye una dinámica mas amplia de actuación contra naciones y pueblos que se resisten a seguir siendo el patrio trasero del imperio.

Durante su análisis precisó que los Estados Unidos siempre actúa en función de intereses propios, aún cuando se proyecte falsamente como garante de la paz, el diálogo y la defensa de los derechos humanos en la región.

«Su visión desde el origen era crear la nación más grande; ir creciendo, fortaleciéndose, ir apoderándose de recursos, porque se creía que eso era parte de su destino; era algo así como la especie de tarea divina que le correspondía ante el resto del mundo», manifestó Ron.

Además, alertó a los presentes sobre la necesidad de comprender que este modelo de dominación continua. Lo que hace casi 200 años proyectó James Monroe ante el congreso norteamericano (1823), tendría su refrescamiento en pleno siglo XXI.

En tal sentido, expresó: «esa confrontación es la que termina explicando por qué cuando en Venezuela se genera un proceso nacional, revolucionario, que busca fortalecer la nación, su identidad, su independencia, su soberanía, entra nuevamente en contradicción con este otro proyecto».

Durante su intervención recordó que diversas naciones en Latinoamérica y El Caribe son victimas de medidas coercitivas unilaterales, sanciones, bloqueos, que van acompañadas con el financiamiento a organizaciones no gubernamentales serviles a los intereses estratégicos de Estados Unidos en la región.

Asimismo, recordó que más allá de los gobiernos que han transitado la Casa Blanca hay un pueblo con el cual se puede y se debe trabajar desde la solidaridad.

Por esta razón exhortó a «construir y fortalecer esos puentes que tenemos con el pueblo de los Estados Unidos para que comience, de alguna manera, a cambiar esa visión que se tiene desde aquel país. Hoy podemos contar muchos aliados dentro de Estados Unidos; muchos movimientos, muchas organizaciones que están dando su propia lucha interna; además hay una población que está cambiando cada vez más su origen, su conformación y que algún día pudiese cambiar ese modelo de agresión hacia el resto de la región», precisó Ron.

Finalmente, el presidente del ISB reiteró que esta doctrina sigue presente en el discurso político de los imperialistas, aún cuando durante el gobierno del expresidente Barack Obama, hablaron del fin de este modelo de dominación.

«Es importante que nosotros veamos en qué consiste esa doctrina 2.0; doctrina que hoy en día quizá no la vemos en los términos clásicos del siglo XX, en esas invasiones, en esos golpes de estados, en esa injerencia tan directa sino que hoy tiene otras formas, que aquí en Venezuela las conocemos mejor. Hoy en día 30 por ciento de los países de este planeta están bajo algún tipo de medida coercitiva de los EEUU; entonces son armas que utiliza esa doctrina 2.0 para imponer la misma idea de control y de tomar posesión sobre nuestros países» explicó Ron.

Diplomado de Derechos Humanos, Género, Justicia y Cultura de Paz culminó exitosamente con entrega de certificados

112 diplomantes participaron de esta iniciativa educativa. La mayoría de ellos fueron mujeres vinculadas a diferentes organizaciones y movimientos sociales, académicos, etc

Este miércoles 30 de noviembre se realizó la entrega de certificados a los y las participantes del Diplomado de Derechos Humanos, Género, Justicia y Cultura de Paz, desarrollado de forma conjunta entre el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, la Fundación Género con Clase y el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales.

El diplomado, tuvo una duración de 4 meses, con contenidos distribuidos en cuatro módulos:

  • Derecho a la paz como derecho humano desde un enfoque critico.
  • Enfoque de género, feminismos y paz.
  • Justicia feminista y con enfoque de género
  • Herramientas para facilitar la construcción de una cultura de paz feminista y descolonial.

Este proceso formativo fue concretado con éxito por 112 diplomantes, de los cuales 85,19 por ciento fueron mujeres vinculadas a diferentes organizaciones sociales, académicas, consejos comunales, servidoras públicas, movimientos populares y activistas.

Debido a la situación de pandemia se decidió que las clases se realizaran de manera virtual empleando la plataforma Telegram, desde la cual se enviaron contenidos audiovisuales y materiales escritos, elaborados por profesionales en el área.

Durante el acto de entrega de certificados, Carmen Navas Reyes, directora ejecutiva del ISB expresó: “Es una gran honra cerrar este año con este evento; es una de las expresiones que el Instituto, quiere manifestar, la importancia de fortalecer la formación efectiva de nuestras organizaciones y del pueblo en general”.

Además, agradeció a la Fundación Género con Clase por la puesta en marcha de esta propuesta formativa pues «es un ejemplo de lo que podemos hacer como instituciones del gobierno y organizaciones populares. Podemos hacer muchas cosas cuando estamos organizados y organizadas”, precisó Navas.

Por su parte, Maikely Ferrer, presidenta de la Fundación, expresó su satisfacción por el ánimo de esta primera cohorte del diplomado que trabajó arduamente en generar el debate de ideas en favor de la paz y de la construcción del feminismo popular y revolucionario. “Ha sido una experiencia innovadora. Ustedes son la primera corte de un diplomado que la Fundación construyó”, dijo.

En tanto, Fernando Rodríguez, viceministro para Comunas y Movimientos Sociales, saludó a los diplomantes y a todo el equipo que hizo posible el desarrollo de este proceso educativo. «Es un esfuerzo hoy en día complejo, desde quien imparte la formación y quien promueve la formación, y un esfuerzo de quien participa en la formación»

Por tal motivo, mencionó la permanente presencia del poder popular de base en estos espacios que promueven el conocimiento, el debate y la construcción.

«A veces la participación ha sido un gran reto en estos procesos de participación. Creo que cuando uno va al territorio, a las comunas, consejos comunales, cuando uno va al debate territorial una de las exigencias del poder popular es la formación. Hoy se promueve la defensa por la protección; hoy la tarea que tienen ustedes es una tarea que es luz para nuestra sociedad, que estamos transformando desde el espacio de lucha en el territorio”», precisó el viceministro Rodríguez.

Carlos Ron, presidente del ISB, enfocó su mensaje al carácter multidimensional que tiene la formación en revolución para seguir derribando los muros y las medidas coercitivas unilaterales imperialistas.

“Estamos celebrando que tenemos la oportunidad de aprender juntos y juntas. La paz está aquí. Este es un país que ha estado en guerra; se nos está tratando de asfixiar con medidas coercitivas unilaterales y se ha intentado agredir en especial a las mujeres venezolanas,buscando debilitar el alto porcentaje de participación y liderazgo. “Estamos en un momento donde hay una crisis de un modelo. Esta sigue siendo una lucha antiimperialista, anticapitalista y antipatriarcal”, expresó Ron.

En nombre de los diplomando, Sarellys Rodríguez, integrante del Movimiento Feminista Corazones Violeta, felicitó el trabajo mancomunado de los organizadores y organizadoras de este espacio educativo donde el poder popular prevalece para derrotar al modelo neoliberal y patriarcal.

“Felicitar este hermoso trabajo mancomunado. Chávez decía que había que llevar al territorio lo mucho o poco que tenemos. Los que venimos de las bases sabemos la importancia del empoderamiento en la formación. Salvar la humanidad, la Patria (…) nuestro trabajo está dando fruto porque esas mujeres con años de violencia están diciendo ¡ya basta!”, manifestó la militante feminista.

Vietnam | Ron: No puede haber garantía de paz si no reposa sobra las bases de la justicia social

El presidente del ISB intervino en este importante espacio con el tema: «Confrontando la máquina de guerra del imperialismo. La lucha global por la paz, la justicia social, la soberanía nacional y el medio ambiente»

Este viernes 25 de noviembre de 2022, se celebró en Vietnam la Conferencia de Paz de Hanói, como parte de la XXII Asamblea del Consejo Mundial de la Paz, con la presencia de 200 delegados y delegadas, incluyendo una centena de invitados internacionales.

El presidente del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, Carlos Ron, intervino en este importante espacio con el tema: «Confrontando la máquina de guerra del imperialismo. La lucha global por la paz, la justicia social, la soberanía nacional y el medio ambiente».

Durante su participación abogó por la necesidad de seguir defendiendo la paz, el acompañamiento solidario a la lucha de pueblos como el palestino y el saharaui en la búsqueda de su soberanía plena; así como el rechazo a las medidas coercitivas y unilaterales que impone Estados Unidos en el contexto de las acciones de guerra híbrida, no convencional, contra naciones que rompieron cadenas con su política capitalista y neoliberal.

Además, saludó los diálogos de Paz establecidos entre el Ejercito de Liberación Nacional y el gobierno de Colombia; y el proceso de diálogo entre el Gobierno que dirige el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro y sectores de la oposición.

A continuación el texto integro de su ponencia:

Desde el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, de Venezuela, celebramos este espacio de la Conferencia de Paz de Hanói, porque si algo se ha puesto en riesgo en los últimos meses, ha sido precisamente la defensa de la paz.

El mundo de hoy se encuentra en crisis ante la pérdida de hegemonía por parte de la superpotencia que se había venido imponiendo desde el final de la Guerra Fría. Es un mundo de grandes riesgos, pero también de grandes oportunidades. El Libertador Simón Bolívar planteaba desde 1814 la necesidad de establecer el “equilibrio del universo” y retomando su pensamiento, el Comandante Hugo Chávez llamaba por la construcción de un mundo “pluripolar”, donde en la diversidad de sistemas, se pudiera acordar el respeto y la cooperación, para que en ese nuevo mundo prevalezca la paz.

La crisis del modelo de acumulación del capital – ese mismo modelo que hoy amenaza con acabar de manera definitiva con el único planeta que tenemos; ese mismo modelo que demostró su fracaso para confrontar una pandemia, donde en países ricos se contaba con 5 vacunas por habitante cuando en países en vías de desarrollo no lograban si quiera alcanzar a recibir una primera dosis – nos ha conducido a una escalada bélica sin precedentes, donde estamos cada vez más cerca de una confrontación nuclear. Nuestro principal desafío en esta coyuntura es reiterarle al mundo que la paz debe ser siempre la mejor opción.

La resolución del conflicto en Ucrania jamás estará en el armamento que la OTAN le brinda a Ucrania, ni en los más de 19 mil millones de dólares que Estados Unidos ha invertido en prolongarlo. La resolución está en alcanzar una negociación diplomática que ponga fin al conflicto y brinde garantías reales de seguridad para todas las partes.

La resolución está en confrontar la máquina de guerra imperialista desde donde se originan el conflicto. Si no vemos de manera integral el problema de la guerra, corremos el riesgo de como dijo una vez el gran Ho Chi Minh, de intentar matar a la serpiente pisándole la cola. La maquinaria imperialista de guerra también es responsable por cerca de 40 conflictos invisibilizados en los grandes medios de comunicación, donde hay víctimas, daños y secuelas terribles. No podemos hablar de paz mientras persista la agresión al pueblo palestino o mientras el pueblo saharaui tenga que combatir por su autodeterminación, por dar 2 ejemplos.

Es necesario trabajar por la paz. En Venezuela celebramos que esta semana hayan comenzado los diálogos de paz entre el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno de Colombia para poner fin al conflicto en la región y consolidar a América Latina y el Caribe como Zona de Paz, según acordamos en La Habana, en 2014, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. En medio de un contexto mundial tan adverso, desde América Latina podemos celebrar que en Colombia haya un nuevo gobierno colocando la paz interna y la diplomacia con Venezuela como sus prioridades, así como celebramos que la victoria del compañero Lula en Brasil, constituya un freno a las pretensiones del neofascismo.

Hace apenas algunas horas también se anunció un avance en el diálogo entre el Gobierno Bolivariano y el sector extremista de la oposición que depende de los Estados Unidos, que permitirá que el pueblo venezolano recupere recursos ilegalmente retenidos en el exterior, para que sean destinados a la atención social y a la recuperación de infraestructura en las áreas de salud, alimentación y servicios públicos.

Este avance nos permite reconocer que, en todos estos años de medidas coercitivas ilegales, de la estrategia de máxima presión de Trump contra nuestro país, ha valido la pena que nuestro pueblo haya resistido y apostado por la paz y que, junto al gobierno revolucionario, hayamos derrotado los intentos de imponer la violencia fascista en las calles, y se haya mantenido la unidad de las fuerzas revolucionarias y populares en torno al proyecto socialista, construido no a partir de dogmas, sino al calor de la resistencia popular, bajo un constante proceso de revisión y renovación para renacer como proyecto político y revolucionar, con audacia, para garantizar la defensa de la soberanía nacional y la dignidad de la población.

Confrontar la maquinaria imperialista es también denunciar todas sus formas de hacer la guerra. Contra Venezuela se puso en marcha el modelo de guerra híbrida, de carácter multiforme, donde más allá de las armas convencionales, se emplean herramientas políticas, económicas, financieras, diplomáticas, mediáticas, con el mismo fin de desestabilizar al país, socavar la voluntad del pueblo venezolano, propiciar un cambio de gobierno, apoderarse de los recursos del país y someter a nuestro pueblo al sufrimiento. Es por eso que nosotros exigimos hoy el fin inmediato a las agresiones producto de medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela y contra todos los países del mundo. Estas medidas son un castigo colectivo y constituyen una violación de derechos humanos y un crimen de lesa humanidad.

A casi 200 años de la Doctrina Monroe con la que Estados Unidos ha pretendido adueñarse del destino de los pueblos americanos, el imperialismo tiene nuevas formas y expresiones. Lo vemos en el fundamentalismo religioso que promueve una agenda retrógrada y que pretende despolitizar a nuestros pueblos. Lo vemos en la voracidad financiera que impone a los pueblos la austeridad. Y lo vemos también disfrazado en agendas humanitarias utilizando a organizaciones no gubernamentales para financiar la desestabilización y cooptar a nuestros movimientos populares.

Bajo la Doctrina Monroe, con pretextos humanitarios, se han planificado intervenciones, invasiones, y ocupaciones militares imperialistas. La solución nunca está en el militarismo, ni en la guerra, ni en el tutelaje. En lugares como nuestras hermanas Haití y Puerto Rico, hay que defender soluciones donde el pueblo pueda expresar su voluntad y tomar control sobre sus destinos, no intervenciones con intereses colonialistas.

De la historia de Vietnam, aprendimos que los pueblos decididos a ser libres pueden enfrentar la maquinaria imperialista, vencer y construir un futuro digno para sus pueblos. Sigamos haciendo frente a todas las expresiones del imperialismo como el lawfare que pretende desconocer la voluntad democrática como hemos visto en Ecuador, Argentina o Brasil. Los bloqueos como hemos visto en Cuba, que enfrenta calumnias y sabotajes de todo tipo con la mayor dignidad y la mayor solidaridad posible: Un país que en medio del bloqueo logró desarrollar sus propias vacunas para compartirlas con la humanidad. La solidaridad, los valores humanistas, la apuesta por la justicia social, la visión socialista de defender el bienestar colectivo, son los valores que, en esta crisis de modelo civilizatorio, podemos ofrecer a la humanidad: una utopía concreta y realizable.

El imperialismo amenaza hoy al mundo con imponer un supuesto orden internacional basado en reglas: unas reglas desconocidas para la mayoría de los pueblos, las cuales no son producto de ningún consenso sino de intereses imperialistas. Es importante, para defender la paz, defender los valores ya consagrados por un consenso verdadero multilateral, en la Carta de las Naciones Unidas. Es importante también rechazar los intentos de arrastrarnos a la mentalidad de la Guerra Fría y dividirnos cuando lo más necesario en este momento es la unidad para enfrentar los grandes dilemas de la humanidad.

No puede haber garantía de paz, si ésta no reposa sobra las bases de la justicia social. Estamos llamados también a recuperar nuestras banderas populares. Los derechos humanos son bandera nuestra, no permitamos que sea un instrumento de persecución en manos del imperialismo. La libertad de expresión y de los presos de conciencia como Milagro Sala, Julian Assange o Alex Saab, son banderas nuestras, no del imperialismo y sus agendas.

La defensa del planeta es bandera nuestra. Acompañamos iniciativas como la propuesta de los presidentes Petro y Maduro, de retomar, junto al presidente electo Lula, conversaciones para la defensa y protección eficiente de la región amazónica. Pero nuestro movimiento debe ir más allá y reclamar el fin de los conflictos bélicos como parte de la lucha por la paz. La industria militar y armamentista es hoy una de las principales contribuyentes al cambio climático. La paz es fundamental si queremos mantener la vida.

Finalmente, camaradas, agradecemos profundamente la invitación a este espacio del CMP y la hospitalidad del pueblo vietnamita. Reiteramos nuestro interés de seguir participando en este espacio, levantando las banderas de la paz y la solidaridad, rechazando al imperialismo y apostando por la unidad de las fuerzas populares, de los movimientos pacifistas y de la clase trabajadora alrededor del mundo.

Ocupemos los espacios multilaterales, tengamos presencia colectiva en más debates, demostremos solidaridad activa con nuestra presencia donde sea necesaria para promover la paz. En nuestros esfuerzos conjuntos, camaradas está la victoria de la paz.

ISB presente en la XXII Asamblea del Consejo Mundial de la Paz en Vietnam

Al evento asisten 90 delegados y delegadas internacionales de los cinco continentes, quienes evaluarán un plan de acción practico y eficaz para el funcionamiento del Consejo, en su papel de garante en la prevención de conflictos bélicos, la erradicación de armas de destrucción masiva y la promoción de los principios que rigen el derecho internacional

El Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos (ISB) participa como invitado en la XXII Asamblea del Consejo Mundial por la Paz y Conferencia de Hanói contra el imperialismo, que se celebra en Vietnam del 21 al 26 de noviembre de 2022.

Al evento asisten 90 delegados y delegadas internacionales de los cinco continentes, quienes evaluarán un plan de acción practico y eficaz para el funcionamiento del Consejo, en su papel de garante en la prevención de conflictos bélicos, la erradicación de armas de destrucción masiva y la promoción de los principios que rigen el derecho internacional.

Durante la inauguración, Lidice Altuve, vicepresidenta del ISB, dio un saludo solidario a los organizadores y asistentes de este importante espacio de construcción y promoción de la paz. Durante sus palabras denunció las grandes amenazas que se ciernes sobre la humanidad, haciendo énfasis en la política imperialista de guerra híbrida y no convencional que atenta contra los derechos humanos de los pueblos y de los gobiernos legítimamente electos.

En este sentido, hizo referencia a la resistencia de Cuba, Nicaragua y Venezuela, naciones que siguen avanzando en sus proyectos revolucionarios pese a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales y bloqueos imperialistas.

Altuve, aprovechó el espacio para expresar solidaridad a la lucha del pueblo saharaui, palestino y del propio pueblo de los Estados Unidos quienes batallan contra estas practicas neoliberales y violatorias del derecho internacional.

Además, celebró el inicio de los diálogos entre el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y el Gobierno del presidente Gustavo Petro, realizados esta semana en Caracas, y que buscan poner fin a años de guerra interna en Colombia.

A continuación el texto integro de su mensaje:

Mensaje a la XXII Asamblea del Consejo Mundial de la Paz por parte del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos

Queridos camaradas:

Desde la Venezuela revolucionaria traemos un saludo del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos. En primer lugar, quiero decirles que para nosotros es un gran honor estar aquí, en la tierra heroica del inolvidable Tío Ho, quien fue y sigue siendo inspiración infinita para los pueblos libres del mundo.

Agradecemos al comité organizador del Consejo Mundial de la Paz, por extendernos la invitación a este importante encuentro de su vigésima segunda Asamblea, saludar a su presidenta, la compañera Socorro Gómez y queremos agradecer, muy especialmente, a nuestros camaradas de Vietnam, por su infinita hospitalidad.

Felicitamos al pueblo, gobierno y al Partido Comunista de Vietnam por su valentía, por su resistencia y por su victoria histórica contra el imperialismo y el colonialismo, que constituye para nosotros, sin duda, uno de los mayores referentes de las luchas populares por la dignidad humana.

Hacemos votos porque Vietnam siga creciendo y prosperando, para garantizar el bienestar de su pueblo y el desarrollo con orientación socialista.

También enviamos nuestro saludo fraterno a todas las organizaciones y a los delegados y delegadas del mundo que hoy nos acompañan en este noble propósito por la paz y la solidaridad entre los Pueblos.

Compañeros y compañeras,

Desde Venezuela, vemos con preocupación cómo grandes amenazas se ciernen sobre la humanidad, poniendo en riesgo la vida y la paz en el planeta como nunca antes. Es por tal razón que, en este espacio, siguiendo el legado del Comandante Hugo Chávez y continuado por el Presidente Nicolás Maduro, reiteramos el compromiso del pueblo venezolano con la Diplomacia Bolivariana de Paz y por mantener a América Latina y el Caribe como una Zona de Paz, según fue establecido en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, realizada en La Habana, en enero de 2014.

En ese espíritu, anunciamos aquí, con mucha satisfacción, que esta semana se han iniciado en Caracas nuevas conversaciones de paz entre el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno de Colombia, lo cual nos llena de esperanza y que apunta hacia pasos firmes para acabar con el último conflicto armado en nuestro continente.

Estimados hermanos y hermanas,

Entendemos, además, que el compromiso con la paz, pasa por oponerse a todo tipo de guerra, desde la convencional, hasta todas las formas que adopta la guerra híbrida del imperialismo en la actualidad. Procesos revolucionarios como los de Cuba, Nicaragua y Venezuela, somos agredidos, así como 30% del planeta, por medidas coercitivas unilaterales que constituyen en sí crímenes de lesa humanidad y cuyas pérdidas humanas y materiales pueden ser tan profundas como las de cualquier confrontación militar convencional.

No podemos hablar de paz en el mundo, mientras exista esta práctica criminal. Deben saber que Venezuela, un pequeño pero digno país, ha decidido hace casi 23 años –bajo el liderazgo inmortal del Comandante Hugo Chávez- abrir su propio camino de una revolución democrática, independiente y soberana, razón por la cual ha sido objeto de los más feroces ataques, incrementados desde 2015, cuando se dio inicio a un criminal bloqueo que hoy alcanza 913 medidas coercitivas unilaterales, con el objetivo de asfixiar económica y políticamente a nuestro país, y así forzar lo que el imperialismo denomina un “cambio de régimen”. Pero no han podido ni podrán doblegarnos.

Camaradas,

En nuestra región, recientes resultados electorales, donde el pueblo ha podido colocar frenos al avance del fascismo, nos llenan de esperanza y optimismo. Sin embargo, la situación actual en Europa, nos obliga a reiterar el llamado a la paz, al respeto del derecho internacional y a la búsqueda urgente de salidas diplomáticas que garanticen el fin de las hostilidades y ofrezca las necesarias garantías de seguridad para todas las partes.

Denunciamos la escalada guerrerista de la OTAN y del imperialismo estadounidense, que pretende arrastrar al mundo a un nuevo clima de Guerra Fría – ya sea contra Rusia o contra China – cuando los graves efectos del cambio climático, la pandemia del Covid-19 y la crisis de acumulación del capital, nos deberían conducir por los caminos de la cooperación, la complementariedad y la solidaridad.

La paz no se puede alcanzar sin justicia y no habrá justicia hasta que todos los pueblos puedan vivir con dignidad y respeto. Por eso, expresamos nuestra solidaridad plena con la lucha del pueblo palestino, del pueblo saharaui, y por la lucha del propio pueblo de los Estados Unidos que desde adentro se atreve a confrontar al imperialismo.

Aspiramos también la resolución a todos los conflictos abiertos alrededor del mundo y el fin de las pretensiones coloniales, neocoloniales e imperialistas en lugares como Puerto Rico, las Islas Malvinas y Haití.

En Venezuela, a pesar de todas las agresiones e intentos de desestabilización, la conciencia, el sacrificio y la resistencia de nuestro pueblo ha logrado prevalecer, y junto al Gobierno Bolivariano, ha garantizado la paz en el país.

El diálogo entre las fuerzas políticas continúa, mientras al mismo tiempo se renuevan las estructuras del poder popular y nos preparamos para el necesario renacimiento que implica entrar en una nueva etapa de transición al socialismo.

Nuestro pueblo tiene mucho que agradecer a las organizaciones amigas del mundo por la solidaridad recibida en estos años difíciles, y que nos ha dado fuerza para resistir y afianzar nuestra conciencia y la determinación de ser libres.

Aún en las condiciones más extremas, nuestro pueblo nunca ha estado solo, y gracias a eso ha podido construir un camino para la consolidación de la paz, para el fortalecimiento de nuestra democracia participativa y protagónica, y para la recuperación económica.

Con la firmeza y la convicción de aportar al fortalecimiento de un mundo pluripolar y multicéntrico que garantice el equilibrio del universo que evocaba El Libertador, Simón Bolívar, seguiremos trabajando, junto a ustedes, camaradas, para construir la paz. Muchas gracias.

Con declaración contra el imperialismo y por la paz concluye VI Congreso de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños

Se conformó un congreso del más alto nivel de investigación que demostró que la africanidad aborda aspectos fundamentales en el quehacer mundial

(AiSUR) Alrededor de 200 personas de manera presencial, y 150 online se dieron cita en Caracas, convocadas por el VI Congreso Internacional de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños para debatir sobre los conflictos actuales y nuevas tendencias políticas en el Sur globalizante.

Unas cincuenta ponencias procedentes de varias localidades de Venezuela como Zulia, Monagas, Barinas, Carabobo, Aragua, La Guaira, Miranda principalmente, y de Mali, Mozambique, Túnez, Ecuador, Bolivia, Perú, Haití y Cuba, además de invitados internacionales de Rusia, Trinidad y Tobago y Barbados conformaron un congreso del más alto nivel de investigación que demostró que la africanidad aborda aspectos fundamentales en el quehacer mundial, más allá de los datos visibles y evidentes que son comunes, según lo expresado por la mayoría de los participantes.

Durante el desarrollo del evento, resaltó la presencia de personalidades como el Ministro de la Cultura de Venezuela, el Defensor del Pueblo, Viceministro para América del Norte del MPPRE, diputados y diputadas nacionales, además de embajadores y jefes de misiones de Rusia, Cuba, México, Indonesia, Vietnam, Haiti, Egipto, Saharaui y Guinea Ecuatorial, así como Roland Lumumba, hijo del legendario Patrice Lumumba.

La Declaración Final rechazó la guerra y abogó por la paz

Entre los principales punto de la declaración destacan: El rechazo a las falsas guerras religiosas impulsadas por las potencias del Norte hacia África y los países árabes con la finalidad de seguir explotando los recursos naturales aunado al control geopolítico de la región, tal como acontece hoy en Mali, Burkina Faso, Etiopia, Somalia, Mozambique, Yemen, Sahara Occidental; la condena a los intentos separatistas y golpistas de la derecha boliviana que intenta dividir a Bolivia. Repudio a la propuesta del Secretario General de las Naciones Unidas para volver a enviar fuerzas de pacificación para ocupar y sofocar el levantamiento popular en Haití; el rechazo al papel que desempeñan los medios de comunicación que se pliegan a favor de las políticas del sistema capitalista y en contra de los movimientos populares con el fin de desmovilizarlos, ocultando y tergiversando la realidad; la condena a la guerra económica promovida por la potencia del norte contra Venezuela, Cuba, Nicaragua, Irán y la Federación Rusa; el apoyo a Venezuela y su derecho histórico y legítimo a ejercer su soberanía sobre el Territorio Esequibo.

A continuación el texto completo de la Declaración final.

Declaración final del VI Congreso Internacional de Saberes Africanos Americanos y Caribeños

Celebrado del 16 al 18 de noviembre del 2022 en Caracas, República Bolivariana de Venezuela, en el Marco de la Feria Internacional del Libro de Venezuela (FILVEN 2022).

Considerando el surgimiento en los países y pueblos del Sur globalizante, de importantes movimientos políticos y sociales que luchan contra la opresión y explotación de las potencias imperialistas.

Teniendo en cuenta que en las potencias del norte también existe el Sur en importantes sectores de la población que padecen hambre y miseria, lo que genera resistencia y combate contra los explotadores y el régimen capitalista.

Considerando que en la pandemia del Covid-19 las potencias del norte han demostrado nuevamente su rostro individualista, egoísta y explotador, al negarse a liberar las patentes de las vacunas, perjudicando a los países del Sur.

Conscientes de que la lucha contra la injusticia y la explotación nos une en la diversidad con el Sur globalizante, cuyos lazos son cada día más fuertes.

Convencidos de que la construcción de una sociedad más digna y humana tiene que ser inclusiva, que tome en cuenta los aspectos culturales, idiomas, creencias religiosas, orígenes étnicos, igualdad de género y el respeto a la madre tierra.

Fieles al legado de los líderes del Sur globalizante, quienes dedicaron su vida a la lucha contra el colonialismo, la exclusión, el racismo y por la libertad, la justicia y la igualdad.

Convencidos de que el estudio y conocimiento de los procesos históricos, políticos, sociales y culturales de los países y pueblos del Sur globalizante nos dotarán de fortaleza ideológica para combatir a las potencias imperiales.

Teniendo en cuenta que la amenaza de una nueva guerra mundial y el uso de armas de destrucción masiva amenaza la existencia de la humanidad, producto de las ambiciones imperiales de Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea que se niegan aceptar el fin del mundo unipolar.

Ante la nueva realidad que vive Nuestra América, con el retorno de gobiernos de vanguardia, de izquierda y progresistas que plantean la unidad de la región, las fuerzas de la derecha internacional con la complicidad del imperio estadounidense buscan sabotear el ideal de Bolívar de la “Patria Grande”.

Observando los intentos de las potencias imperiales de Europa y Estados Unidos de recolonizar África y la península arábica mediante la explotación de sus recursos y el estímulo de guerra fratricidas de carácter religioso.

Considerando los acontecimientos en Asia y los intentos de Estados Unidos de contrarrestar la influencia de China a nivel global mediante el estímulo del separatismo de Taiwán y el rearmamento de Japón, el mantenimiento del bloqueo de Irán y la formación del grupo QUAD, conformado por Estados Unidos, India, Australia y Japón.

Tomando en cuenta los intentos de balcanizar a Rusia por parte de Estados Unidos y la Unión Europea, con su brazo armado, la OTAN, mediante el apoyo incondicional a Ucrania en el conflicto que actualmente se desarrolla en esa región.

Observando que el cambio climático se ha convertido en una amenaza para el mundo industrializado, pero de igual manera las consecuencias son de carácter irreversible para los países del Sur global y sus pueblos, donde se concentra la mayoría de la humanidad, con altos niveles de pobreza y miseria, que se agudiza por las inundaciones devastadoras, olas de calor intensas, fuertes lluvias, tormentas y huracanes.

Considerando que los países del Caribe Insular, sin ser causantes de alta contaminación, sufren los fuertes embates del cambio climático, donde los primeros causantes del impacto son las empresas trasnacionales del petróleo y de gas, que generan el aumento del nivel del mar, las tormentas oceánicas, y los huracanes que azotan a esta región.

Reflexionando que en pleno siglo XXI en el Caribe Insular, catorce países poseen regímenes de gobiernos atados a la monarquía británica, lo cual se convierte en sistemas de gobierno obsoletos, en plena época republicana y democrática:

Los y las participantes del VI Congreso Internacional de Saberes Africanos Americanos y Caribeños “Conflictos actuales y Nuevas tendencias políticas en el Sur globalizante”, reunidos en la ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, del 16 al 18 de noviembre del 2022, donde presentamos nuestras investigaciones sobre los temas asociados y que nos convocan, declaramos:

1º Reconocemos la importancia del estudio del pensamiento de las figuras más destacadas en la lucha anticolonialista en África, Nuestra América y Asia, así como el aporte de la lucha de los pueblos, cuyo fin es conquistar una sociedad más digna y humana y la integración de los gobiernos y pueblos del Sur globalizante, que sirven como soporte ideológico y cultural para los combates por la segunda y verdadera independencia.

2º Rechazamos las falsas guerras religiosas impulsadas por las potencias del Norte hacia África y los países árabes con la finalidad de seguir explotando los recursos naturales aunado al control geopolítico de la región, tal como acontece hoy en Mali, Burkina Faso, Etiopia, Somalia, Mozambique, Yemen, Sahara Occidental, entre otros.

3º Exigimos respeto y respetamos el derecho de los pueblos del Sur a construir el proyecto político y social que represente su autodeterminación y soberanía sin ningún tipo de intervención externa.

4º Saludamos la llegada de un nuevo gobierno en la República de Colombia y la presencia significativa de los pueblos afrodescendientes representados en la vicepresidenta Francia Márquez. Así mismo, nos alegramos por el triunfo electoral del compañero Lula Da Silva, en contra de las fuerzas del fascismo en Brasil. Esta nueva oleada de gobiernos de izquierda. progresistas o de vanguardia en nuestra América, son un gran estímulo para fortalecer los mecanismos de integración y cooperación regional como la CAN, UNASUR, la CELAC, el ALBA, MERCOSUR y el relanzamiento de la Cumbre Suramérica-África (ASA).

5º Condenamos los intentos separatistas y golpistas de la derecha boliviana que intenta dividir a Bolivia para así debilitar el proyecto político del Buen Vivir y la integración nuestramericana. De igual manera repudiamos la propuesta del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, para volver a enviar fuerzas de supuesta pacificación para ocupar y sofocar el levantamiento popular en Haití, bajo el pretexto de eliminar las pandillas de narcotraficantes.

6º Celebramos la adopción de un sistema republicano por Barbados, dejando en el pasado la jefatura de estado británica, y de igual manera aupamos las propuestas de los países Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves, Granada, Bahamas, Jamaica, Santa Lucia y San Vicente y las Granadinas, que también han iniciado el proceso para adoptar un sistema de gobierno de carácter republicano y no monárquico.

7º Apoyamos la declaración del primer ministro de Antigua y Barbuda quien, en representación de los países del Caribe Insular, propuso en la COP27, en Egipto, que las transnacionales del petróleo y gas, deben pagar un impuesto global al carbono sobre sus ganancias, como fuente de financiación para los daños y perdida que causan a la naturaleza.

8º Defendemos de manera contundente la regeneración y preservación del pulmón vegetal de la Amazonia. Por esta razón acogemos con beneplácito la iniciativa del presidente de Colombia, Gustavo Petro, apoyado por el gobierno de Venezuela y Surinam, para recuperar los límites y proteger el Amazonas.

9º Rechazamos el papel que desempeñan los medios de comunicación que se pliegan a favor de las políticas del sistema capitalista y en contra de los movimientos populares con el fin de desmovilizarlos, ocultando y tergiversando la realidad.

10º Condenamos la política implementada por las clases dominantes a través de las FAKE NEWS y el LAWFARE; política comunicacional basada en la mentira y complementada con jueces de tendencias políticas de derecha entrenados en Estados Unidos, para desprestigiar a dirigentes populares y sacarlos de la actividad política mediante la invención y armado de causas judiciales con falsas acusaciones de corrupción para condenarlos a prisión, como se ha intentado con Rafael Correa en Ecuador y Cristina Fernández en Argentina, y como aconteció con Lula Da Silva en Brasil.

11° Condenamos la brutal guerra económica promovida por la potencia del norte contra la República Bolivariana de Venezuela, Cuba socialista, Nicaragua Sandinista, Irán y la Federación Rusa, con el fin de debilitar el apoyo popular que sustentan los proyectos políticos de los países mencionados.

12º Rechazamos la agresión imperialista de Estados Unidos, la Unión Europea y su brazo armado, la OTAN, contra los países africanos y países árabes, que ha provocado la muerte y exterminio de poblaciones enteras y la destrucción de su legado cultural.

13º Condenamos las provocaciones contra China y el apoyo explícito a las ambiciones separatistas de Taiwán, tanto como la instigación a la guerra en el conflicto entre la Federación Rusa y Ucrania, para balcanizar el país eslavo, buscando el control político de la región.

14º Nos oponemos a la agresiva política imperial norteamericana que podría conducir a una guerra nuclear, poniendo en peligro la existencia de la especie humana y la de todos los seres vivientes.

15º Abogamos por la paz mundial y la coexistencia pacífica entre los diversos gobiernos y pueblos del mundo.

16º Nos identificamos y valoramos los procesos emancipadores de los países y pueblos del Sur globalizante, y nos comprometemos a su defensa incondicional, en cualquier terreno que nos impongan las circunstancias.

17º Destacamos el legado de los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez Frías, por sus ideas claras y convincentes, impulsadoras del conocimiento, enfatizando siempre la lucha permanente por la integración de los gobiernos y pueblos del Sur.

18º Reiteramos nuestro apoyo a la República Bolivariana de Venezuela y su derecho histórico y legítimo a ejercer su soberanía sobre el Territorio Esequibo, y el reconocimiento del Acuerdo de Ginebra como único instrumento para alcanzar una solución a la controversia territorial con la República Cooperativa de Guyana.

19º Estamos conscientes de que el destino del proceso político bolivariano es también el destino de los pueblos del Sur globalizante y especialmente de Nuestra América, y en buena parte la esperanza de la humanidad, por un mundo de justicia paz y amor. Condenamos de manera firme y decidida el secuestro del oro venezolano en el Reino Unido y la expropiación de la empresa Citgo en Estados Unidos. Reiteramos nuestro compromiso y solidaridad con la revolución, el pueblo y el gobierno bolivariano de Venezuela.

20º Aspiramos y proponemos que estos eventos se realicen periódicamente, en la tierra del Libertador Simón Bolívar, y que en otros países del Sur Global también se realicen actividades similares, para masificar la teoría que ilumine la acción revolucionaria de los pueblos.

21º Agradecemos al personal del Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre el África y su diáspora “ Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños”, y en especial a su rector y fundador, Reinaldo Bolívar, al Instituto Simón Bolívar, al Centro Internacional Miranda, a la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, a la Universidad Bolivariana de Venezuela, a la Universidad Católica Santa Rosa de Lima, a la Universidad Politécnica Territorial de Aragua, a la Universidad Nacional Experimental de las Artes, por la organización y al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, al Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, al Grupo Parlamentario de Amistad con el Parlamento Africano y al Museo Boliviano, por el acompañamiento de este evento. Damos las gracias a los medios de comunicación de Venezuela y el Sur globalizante que difundieron y cubrieron el desarrollo de este importante congreso.

22º Agradecemos al Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre el África y su Diáspora las atenciones y oportunidades brindadas como sede de este VI Congreso para exponer nuestros trabajos y experiencias, que de seguro redundarán en un mayor conocimiento y compromiso con la lucha de los pueblos y gobiernos de vanguardia, izquierda y progresistas del Sur.

23º Los y las participantes del VI Congreso Internacional Americanos y Caribeños “Conflictos Actuales y nuevas Tendencias Políticas del Sur Globalizante”, aprobamos esta declaración final a los 18 días del mes de noviembre de 2022, en la ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela.

Venezuela: XII Encuentro de Solidaridad con Cuba rechazará bloqueo

Se realizarán tres mesas de trabajo, una relacionada con el bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos; otras vinculada a la comunicación y la guerra cultural y una sobre el papel de las mujeres y los jóvenes en el contexto de la solidaridad mutua entre los pueblos

Caracas, 16 nov (Prensa Latina) El rechazo al bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales implementadas por Estados Unidos contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países en el mundo, centrará aquí los debates del XII Encuentro Nacional de Solidaridad con la isla.

La cita, con sede en Caracas entre el 17 y el 19 de noviembre, acogerá a representantes de la nación antillana, venezolanos, colombianos y argentinos, declaró en entrevista con Prensa Latina, Yhonny García, coordinador del Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela-Cuba.

Estamos en lo que llamaríamos la recta final para el inicio del evento, cuya apertura será mañana a las 17:00, hora local, en la Escuela Nacional de Planificación.

Hemos venido trabajando laboriosamente, ajustando cada uno de los detalles en función de tener el mejor encuentro nacional de solidaridad con Cuba de los celebrados a lo largo de estos 20 años, aseguró el también jefe de Comunicación del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores.

Nosotros pretendemos en este encuentro renovar toda la organización interna del movimiento nacional de solidaridad e ir hasta los municipios de cada uno de los estados, señaló.

Refirió que si bien es cierto tenemos 18 estados conformados como Comités Regionales de Solidaridad, es importante que eso vaya “aguas abajo” y logre establecer contacto en los municipios. Interrogado sobre los principales temas de discusión, García precisó que se discutirán asuntos claves para la transformación del movimiento de solidaridad ante el recrudecimiento de la agresión imperialista.

Adelantó que son tres mesas de trabajo, una relacionada con el bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales que ha venido implementando el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países en el mundo.Otra, dijo, tendrá que ver con la comunicación y la guerra cultural como armas imperiales de agresión contra nuestros pueblos “porque es importante desmenuzar todo lo que significa la guerra”, a través de los medios de comunicación. Una última tiene que ver con el papel de las mujeres y los jóvenes en el contexto de la solidaridad mutua entre los pueblos venezolano y cubano.

García adelantó que habrá, además, discusiones y debates sobre cómo debe organizarse la solidaridad en Venezuela, para lo cual hemos venido trabajando desde hace meses a través de videos conferencia para “afinar los detalles».

Tenemos que definir cómo va a ser el movimiento de ahora en lo adelante en su forma de organizarse y establecer los parámetros para la organización, activación, movilización y “seguir profundizando estos lazos de amistad que nos han unido desde siempre con Cuba”.

También, apuntó, debatiremos sobre el apoyo que siempre el Movimiento de Amistad y Solidaridad Mutua a lo largo y ancho del país le presta a la Misión Médica Cubana como uno de los objetivos que persigue esta organización.

Acerca del cierre el día 19, el entrevistado expresó que habrá una plenaria y se dará lectura a la declaración final del encuentro, además de rendirle homenaje a Alí Rodríguez Araque, quien fuera canciller de Venezuela y embajador de Caracas en La Habana, donde lamentablemente falleció.

Destacó que Araque fue un hombre muy cercano a Hugo Chávez (1954-2013) y vinculado a las luchas de nuestro pueblo, por eso creemos es merecedor de este homenaje.

Estaremos conmemorando, además, el aniversario de la partida física del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, y recordando al gran ideólogo de la Revolución bolivariana, el comandante Chávez.

Entre los invitados especiales al XII Encuentro estarán el embajador de la isla aquí, Dagoberto Rodríguez; Noemí Rabasa Fernández, vicepresidenta primera del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP); Tamara Velázquez, directora de comunicación del ICAP, y Yara Valera, especialista del ICAP.

Participarán, además, la cubana Lianet Pazo, presidenta de la Organización de Pioneros José Martí; el argentino Norberto Champa, de la Coordinación de la Red Continental Latinoamericana y Caribeña de Solidaridad con Cuba, y Milagros Rivera, presidenta del Comité de Solidaridad con Cuba en Puerto Rico.

Club Valdai | Ron: las sanciones ilegales pueden ser tan devastadoras como una guerra

Al evento asisten 111 expertos, políticos, diplomáticos y economistas del mundo.

El viceministro para América del Norte y presidente del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, Carlos Ron, participó en calidad de expositor invitado en la XIX reunión anual del Club de Discusión Internacional Valdai, que se celebra en Rusia durante el mes de octubre; este espacio cuenta con la asistencia de 111 expertos, políticos, diplomáticos y economistas del mundo.

En esta ocasión estuvo junto a un destacado grupo de ponentes de diversos países quienes debatieron sobre «La guerra económica como tendencia definitoria en el desarrollo mundial».

Ron abordó el proceso de transformación social, económica y política que experimenta la República Bolivariana de Venezuela, desde el triunfo electoral del Comandante Hugo Chávez (1999). Este proceso político dio marcha junto al pueblo a la denominada Revolución Bolivariana del Siglo XXI, la cual se mantiene en pie, pese a la constante agresión imperialista.

La guerra no convencional contra la patria de Bolívar y Chávez se acrecentó a mediados de 2015 con el objetivo de implosionar a la Revolución Bolivariana. No obstante, la estrategia de recuperación económica, de atención directa al pueblo, de diálogos con diversos sectores nacionales e internacionales, así como la diplomacia de paz, han sido unas de las tantas banderas de lucha del gobierno liderado por el Presidente Nicolás Maduro contra Washington.

Ron aprovechó el espacio para abordar cómo se desarrolla la dinámica de dominación capitalista -neoliberal que tiene su base en la Doctrina Monroe, y cuyo guión o estrategia sigue aplicándose contra naciones que defienden su soberanía y se definen antiimperialistas.

En este sentido expresó: «El año que viene se cumplen 200 años de la Doctrina Monroe. Desde entonces EEUU ha mantenido una política intervencionista en nuestra región y ha utilizado el mecanismo de la guerra económica cada vez que un país ha decidido emprender una política exterior independiente y de nuevas alianzas. Por eso Nixon quería hacer “gritar” a la economía de Allende, por eso Cuba lleva más de 60 años bloqueada y por eso se aplicó la política de máxima presión contra Venezuela».

El diplomático venezolano expuso que esta estrategia hegemónica de máxima presión contra los pueblos y sus gobiernos legítimamente electos «descansa sobre llevar a cabo una guerra híbrida contra cualquier adversario. Las medidas coercitivas unilaterales tienen un efecto dañino no solo sobre la economía, sino sobre grandes segmentos de la población. Es importante medir el impacto humano de las medidas coercitivas», sentenció Ron.

Durante su análisis Ron explicó que «las sanciones ilegales son presentadas como menos dañinas a la población pero la realidad es que pueden ser tan devastadoras como una guerra. Su propósito es “causar dolor”, y su objetivo siempre ha sido alcanzar un cambio de gobierno».

En este sentido, mencionó a Elliott Abrams, en su momento  encargado especial del Gobierno de EEUU para los asuntos de Venezuela e Irán durante la administración de Donald Trump, quien confesó que “el plan no es tanto un esfuerzo para hacer cambiar a Maduro de opinión, como es una invitación para que todo los demás cambien de opinión por él”.

Como parte de las graves consecuencias de estas acciones ilegitimas e ilegales, el viceministro venezolano recordó que entre 2015 y 2018 «Venezuela perdió 130 mil millones de dólares, lo que podría haber mantenido la economía estable por 9 años. Investigadores independientes le han llegado a atribuir hasta 40 mil muertes a las medidas coercitivas. La migración económica, que Estados Unidos hoy criminaliza, también tiene su origen en las medidas coercitivas», precisó Ron.

Pese a este panorama donde Estados Unidos busca mantener su control hegemónico, en tanto experimenta una fuerte crisis de modelo, Ron consideró el avance del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, aún en construcción.

«En marzo de 2021, se creó el Grupo de Amigos en Defensa de la Carta de las Naciones Unidas y el pasado mes de septiembre, en su reunión se comprometió a buscar formas de establecer una “zona segura, libre de sanciones unilaterales, en la que podamos comerciar y procesar pagos sin riesgos ni impedimentos arbitrarios de naturaleza punitiva”. Es este tipo de acciones que países como Venezuela, Rusia, China y otros, deben construir para librarse del peso de la guerra económica», finalizó el diplomático venezolano.

Inició VII Escuela Descolonial de Caracas con enfoque comunal y liberador

Este año, el pensamiento crítico se consolida con el intercambio de saberes gracias a la comunalización de la Escuela en localidades caraqueñas.

La VII Escuela Descolonial de Caracas “Juan José Bautista” inició su ciclo de foros y conferencias magistrales teniendo como eje central “La Comuna y el Estado Comunal como horizonte liberador”.

Este año, el pensamiento crítico se consolida con el intercambio de saberes gracias a la comunalización de la Escuela en localidades caraqueñas. Así lo dio a conocer Ximena Gónzalez Broquen, investigadora venezolana, jefa del Centro de Estudios de Transformaciones Sociales, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), durante la inauguración, realizada el 24 de octubre, en la Sala 1 del Centro de Estudios Latinoamericanos y Caribeños, CELARG, donde se realizan los principales foros.

Katya Colmenares, filósofa mexicana, fue la encargada de abrir los debates en esta edición con una ponencia dedicada a la vida y obra del pensador boliviano Juan José Bautista, quien dedicó sus estudios a profundizar las relaciones existentes entre la naturaleza, los pueblos originarios y los procesos descoloniales. Su labor tuvo como uno de sus principales objetivo explicar a las nuevas generaciones la importancia de transitar hacia una nueva forma de humanidad en relación con la vida y el entorno.

En este sentido, Colmenares narró: “Juan José viajó a México, en condiciones muy precarias, en búsqueda de grandes maestros con quienes aprender a pensar críticamente. Juan José vivía cotidianamente del milagro, nunca se dejó intimidar por su condición de clase, por el color de su piel. Siempre decía que su madre le había enseñado a caminar erguido, orgullo de sus orígenes, orgulloso de su cultura.”

La filosofa mexicana tituló su primera ponencia: “Hacia una racionalidad de la comunidad vida”. En ella abordó el proceso de construcción del pensamiento liberador de Juan José Bautista quien, además de ser uno de los alumnos más apreciados por Enrique Dussel, tuvo la valentía de poner sobre la mesa la relaciones de comunicación de los pueblos indígenas latinoamericanos, la inclusión de la naturaleza como sujeto; así como plantarse desde América Latina frente al pensamiento colonizador.

“Las preocupaciones de esta época de Juan José se centraban en el porqué del fracaso en el intento de construir el socialismo en Bolivia. Lo que teóricamente significaba pensar el tema de: ¿Cómo se puede pensar la utopía? ¿Cómo se puede comprender desde el futuro las posibilidades preñadas dentro del presente?”, explicó Colmenares.

A razón de esto el filosofo boliviano estudió a diversos intelectuales y revolucionarios de la época, para dar forma a sus estudios sobre el ser humano nuevo. Colmenares dijo que Bautista «formó generaciones. Para él era importante dar clases. Era su manera de trabajar, de concentrarse y de desarrollar sus ideas».

Esas ideas le llevaron a estudiar América Latina para dar respuesta a las limitaciones en materia de ciencias sociales. Todo esto ocurría en tanto, en las academias y la intelectualidad se gestaba un abandono sistemático al pensamiento marxista, haciendo más difícil la construcción de la utopía del socialismo.

No obstante, Bautista siguió apostando por la reconstrucción de la filosofía de la liberación. En tal sentido construye «su propio marco categorial para pensar primero desde los Aymara, y después desde los pueblos originarios andino-amazónicos. Hay aquí dos elementos fundamentales que van a acompañar y van a ser sostener el trabajo teórico de Juan José: por un lado la comunidad que había descubierto en los pueblos originarios y la vida. Elementos básicos para construir el concepto de comunidad de vida«, detalló la filosofa mexicana.

Durante diez años de intenso trabajo Bautista fue capaz de concretar sus reflexiones y análisis en una de sus textos más importantes: «Hacia una crítica de la razón Latinoamericana» (2000), en el que aborda el desarrollo de la razón moderna desde la visión europea para resolver sus propios problemas, comentó Colmenares.

Para la investigadora descolonial, el filósofo entendió que durante 500 años nuestra región fue «testigo de las consecuencias nefastas de la modernidad», pues el pensamiento colonizador apuesta por la dominación de la naturaleza y de los seres humanos.

«Ya no estamos simplemente ante lo grave; estamos en un momento en el que nos enfrentamos a lo gravísimo, porque estamos con un riesgo y ahora cada vez mas inminente de la destrucción de la vida en la tierra», expuso Colmenares.

La pensadora latinoamericana agregó que es importante gestar una racionalidad distinta a la moderna, tal cómo lo estudió Bautista, para pensar y descubrir por nosotros mismo, para hacernos cargo de la historia de la humanidad.

«Nosotros no queremos reproducir el espíritu de la modernidad, queremos reproducir el espíritu de la liberación de la vida», sentenció Colmenares.

La VII edición de las Escuela Descolonial de Caracas «Juan José Bautista» fue organizada y articulada por el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y la Fundación de Investigaciones Sociales Diversidad.

Se desarrollará hasta el 28 de octubre en la Sala 1 del CELARG desde las 9:00 am, con entrada gratuita.