Secuestro del avión de EMTRASUR en Argentina nuevo Lawfare contra Venezuela

La estrategia de Washington contra países soberanos e independientes radica en ejercer presión contra empresas, funcionarios públicos, países, etc, con el propósito de subyugarlos y retomar la dominación/control de los territorios que otrora controlaron.

Desde hace dos meses, la justicia argentina, en alianza con el gobierno de Estados Unidos, ordenó la retención ilegal de un avión venezolano perteneciente a la empresa EMTRASUR. Los diecinueve tripulantes de la aeronave son víctimas de la violación de sus derechos humanos, que se establece a través de las medidas coercitivas y unilaterales del imperio, y de su tan practicada política del Lawfare.

Para nadie es un secreto que la estrategia de Washington contra países soberanos e independientes radica en ejercer presión contra empresas, funcionarios públicos, países, etc, con el propósito de subyugarlos y retomar la dominación de los territorios que otrora controlaron.

Para abordar los orígenes de este Lawfare contra Venezuela y del secuestro del avión, el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos (ISB), realizó un conversatorio en el que participaron Orlenys Ortiz, comunicadora política venezolano, y Carlos Ron presidente del instituto.

Durante el evento, Ortiz, presentó parte de la cronología de los hechos, señalando las características de la aeronave, de su trayectoria inicial previo a la retención en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza (Argentina), de los actores judiciales / políticos involucrados, y de la participación de los medios de comunicación privados articulados para generar una matriz de opinión negativa y tendenciosa contra Venezuela e Irán.


¿Quiénes operan en este Lawfare contra Venezuela?


Sobre EMTRASUR la comunicadora política venezolana afirmó que: “es una empresa recién creada en Venezuela, funciona como una empresa de carga, filial de Conviasa. Cumple función de ejecutar labores, no solamente comerciales”, sino también de carácter humanitario.

Mencionó que antes de entrar a la nación austral, el avión venezolano realizó varios vuelos. «Estuvieron recorriendo distintos países del mundo. Y a partir de ahí, cuando están en México, comienza a recibir un trato sospechoso para la tripulación. Era una cuestión complicada de asimilar», afirmó Ortiz.

Comentó que la cadena de acciones irregulares tiene como referentes a Paraguay, Uruguay, Israel y propiamente a Estados Unidos. En tal sentido, precisó: “El gobierno de Paraguay dijo que ellos lanzaron las alertas. Eso desencadenó un mapa de actores importantísimos. Dejó ver que era una operación. Se incorpora la embajada Israel, de EEUU», comentó Ortiz.

En sus análisis la comunicadora precisó que en esta trama se apeló comunicacionalmente a los atentados ocurridos contra las sedes de la AMIA y de la Embajada de Israel en Argentina, en la década del noventa. «Eso generó un posicionamiento de psicoterror contra los iraníes en el imaginario argentino, entonces aparece una cosa asociada a Irán y, sumado Venezuela a la fórmula, es el morbo mediático», refirió.

En paralelo, la justicia argentina, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y demás organismos vinculados al control aeronáutico, concretaron allanamientos al hotel donde aguardan los tripulantes del avión venezolano su liberación, para intentar conseguir pruebas que justifiquen su detención. A la fecha, refiere Ortiz, no han podido determinar legalmente el motivo del secuestro de los connacionales.

«Infobae, Clarín y La Nación son la triada de posicionamiento de todo esto. Primero se pronunció la Embajada de Israel, y a la hora y media el embajador de EEUU en Argentina. Fue la luz verde para todo esto», explicó Ortiz.

EEUU la mano que mece la cuna

La República Bolivariana de Venezuela, Cuba, Irán, Nicaragua, Rusia, son solo algunas de las naciones que están en la mira de los Estados Unidos. Todo porque estas naciones están reconfigurando la geopolítica mundial, potenciando el acercamiento en materia de cooperación económica, científica, educativa, cultural, etc, deslastrándose de las imposiciones imperiales.

En el caso de este Lawfare las órdenes de Washington para su ejecución están más que claras. “La mano de EEUU se evidencia en los representantes de gobiernos que han estado alineados, en subordinación, de ataque colectivo a Venezuela. Se materializa cuando se pronuncia la Embajada (EEUU)» en Argentina, refirió Ortiz.

Al respecto, Carlos Ron, denunció que el imperialismo se ha dedicado a potenciar su política de terror actualizando constantemente su lista de enemigos en el mundo. «Todas estas acusaciones que hay contra Venezuela -por ser una presunta amenaza -, que han generado estas medidas coercitivas, incluso contra Irán, ninguna tendría asidero si no es por la misma base (lista) que tiene EEUU. Es EEUU quien genera psicoterror al colocar a organizaciones, países, personas» en listas donde son calificadas de terroristas, refirió el presidente del ISB.

Para Ron al no existir pruebas reales contra la tripulación venezolana, ni contra Venezuela e Irán, lo que se perpetúa en el tiempo es la desinformación, esta obra como una de las tantas estrategias de Washington para posicionarse ante la verdad de los pueblos.

Finalmente, ambos ponentes coincidieron en lo favorable que está siendo la solidaridad de los pueblos, que se manifiesta a través de movimientos sociales, políticos, jurídicos, etc, para lograr la liberación de la tripulación y del avión venezolano cuyo único fin es concretar nuevas rutas comerciales y humanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.