Relaciones comunitarias y feudalismo centraron nuevo debate de la Sexta Escuela Descolonial de Caracas

Este martes, la Sexta Escuela Descolonial de Caracas tuvo como invitados a sus ponencias magistrales a José Romero Losacco, antropólogo venezolano e integrante del Centro de Estudio de Transformaciones Sociales del IVIC; y a la socióloga, Karina Ochoa, doctora en desarrollo rural de México; quienes expusieron sobre la crisis de la cristiandad y las relaciones comunitarias en el proceso de transformación de los pueblos.

Romero Losacco presentó su ponencia titulada «Feudalismo planetario y crisis civilizatoria: una aproximación desde las historias globales del Sur»; desde donde trazó una nueva línea de estudio sobre las tres crisis del sistema capitalista planteadas por Ramón Grosfoguel.

En tal sentido, abordó una cuarta crisis: la de la cristiandad. Aseguró que esta abarca desde el Siglo V hasta nuestro tiempos; partiendo de las guerras de religión en todo el mundo y la imposición del modelo feudal.

Durante su ponencia afirmó que «en la actualidad, volvemos a estar en el marco de una guerra de religión, donde se vuelve a identificar al Islam como el enemigo». Esto se da en el contexto histórico del feudalismo; el cual impuso una economía de guerra y un modelo de ciudad, que generó fuertes desplazamientos sociales y control del flujo del capital.

«No es la re-feudalización del mundo lo que estamos viendo; es que el sistema, estando en su estado terminal, muestra sus fundamentos, la lógica feudal que está contenida en la civilización euro cristiana y moderna», explicó Losacco.

Precisó que, hoy en día, son los Estados y las transnacionales quienes dominan el escenario político, al jugar el papel que otrora tenía la iglesia; ellos establecen sus relaciones de apoyo con los gobiernos, en defensa de sus intereses.

Relaciones comunitarias antiimperialistas

El debate de este encuentro siguió con la ponencia de Karina Ochoa, socióloga y doctora en desarrollo rural de México, quien tituló su presentación como: «Apuestas por la vida en época de pandemia».

La investigadora abordó el contexto del giro pragmático -presentado por Katya Colmenares- teniendo como punto de partida las alternativas al sistema capitalista que se construyen desde América Latina.

Ochoa reflexionó sobre cómo deconstruir las reglas de la modernidad colonial en favor de la lucha de los pueblos. Entendiendo que las reglas del juego de la modernidad entorpecen el reconocimiento del otro y de la otra, de lo comunitario.

«La relación que sostiene los intercambios dentro de este orden moderno colonial no se da entre un ser y otro ser; desde la lógica y los principios de la modernidad se construye desde un yo único y egoico; donde toda exterioridad es vista como un ello. Es un ello cosificado», puntualizó.

Además, explicó que de esta forma se constituye el mundo de las relaciones en la modernidad; donde el «Yo Egoico» sólo dialoga o se vincula con los objetos (Ello), y no los reconocido como un interlocutor válido. Este problema no es solamente de forma, también es de fondo.

Para la socióloga mexicana, se trata de una manifestación cotidiana en todos los ámbitos de la vida; que van desde la relación con la naturaleza hasta el cómo entiendo el quehacer político. Por tal motivo, para trascender el mundo de la modernidad colonial es necesario romper ese «yo egoico».

Desestructurar esta ecuación del sistema moderno colonial es necesaria para terminar con la dominación. En palabras de la investigadora: «El problema es que esta ecuación «Yo -Ello» hace el camino de dominación a partir de la negación del otro; para garantizar mi lugar de poder, de sobrevivencia».

Entonces, si queremos cambiar esa estructura en las asambleas, reuniones o espacios de acción políticas alternativas, hay que romper la individualidad y dar paso a la lógica colectiva.»El debate descolonial puede ser una de las rutas» para cortar con este esquema de la modernidad colonial, indicó.

«Cuando el otro se hace común, se revela lo desconocido, ese encuentro díalógico se hace conocido. Al final se convierte en un nosotros rompiendo la dicotomia: Yo/Ello, Yo/Tú»

La investigadora puso como ejemplo al Comandante Hugo Chávez y su frase: «Yo ya no soy yo, yo soy un pueblo», afirmando que demuestra la capacidad que tenemos los seres humanos de convertirnos en comunidad, aún siendo lideres. Para ella esta es la clave del proceso descolonizador que debemos construir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *