A 20 años de Durban activistas demandan reactivación de agenda de lucha contra racismo estructural

Los días 16 y 17 de septiembre se realizaron dos nuevas conferencias internacionales para reflexionar sobre los 20 años de Durban, “Evaluación y perspectivas. Hacia el Foro Permanente de afrodescendientes de las ONU”; y la agenda histórica que se elaboró en el año 2001, para luchar contra del racismo estructural y la discriminación de las comunidades afro en el mundo.

Estas dos últimas jornadas fueron posibles gracias a la coordinación del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos; la Articulación Regional de Afrodescendientes de las Américas y el Caribe, y CLACSO.

Durante la jornada del jueves, Oswaldo Bilbao, militante del Movimiento Nacional Afroperuano, dedicó sus reflexiones a evaluar el papel de los movimientos sociales , de cara a la ejecución de las políticas en favor de estas comunidades. “Pudimos desarrollar acciones de manera conjunta más allá de los tintes políticos; éramos los negros y negras que estábamos trabajando para la visibilización de nuestros pueblos”, recordó.

Bilbao dijo que hubo momentos de quiebre del tejido social de las comunidades afrodescendientes. “Nos quedamos solamente con el discurso de la lucha contra el racismo, no pudiendo integrar, por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible; el tema medioambiental como un discurso global de lucha”; esto, además, generó la desarticulación del movimiento social afrodescendiente.

Agregó como debilidad la falta de formación de nuevos líderes juveniles afrodescendientes que sigan dando la batalla por la agenda de Durban.

Por su parte, Roberto Zurbano, investigador y activista del movimiento afrodescendiente de Cuba, hizo referencia a la necesidad de avanzar en la “batalla de ideas”, presentada en su momento por el Comandante de la Revolución Fidel Castro Ruz, para atender a las comunidades afro de la Mayor de las Antillas.

Mencionó que la desigualdad de la crisis económica de los años 90 los que más sufrieron fueron los afrodescendientes. “En aquellos años, alrededor de Durban, los movimientos antirracistas avanzaron un tanto, pero ya en los últimos 6-7 años no se puede decir lo mismo, creo que hemos tenido una involución”.

Por ende, consideró que “hay que ser más políticos, tener un diálogo más sistemático; tenemos que revisar los acuerdos de Durbán que fueron muy buenos (…)” para poder reimpulsar al movimiento afro en toda la región.

En el último día de encuentros, Romero Rodríguez, activista de Mundo Afro de Uruguay, consideró que los afrodescendientes en el siglo XXI “entramos como sujetos políticos a la geopolítica de la región”; y desde ese contexto se enfrentan al neoliberalismo, para evitar que siga desarticulando los avances y logros de Durban.

Fue enfático al decir: “Ese Durban que nosotros planteamos, que generamos, es un Durban que en cierta forma en América Latina lo han banalizado o lo han burocratizado”; por ende, convocó a todos los luchadores afrodescendientes a replantearse la agenda de acción, y evaluar a profundidad que falta por hacer para dar respuestas a las demandas pendientes.

El pasado 02 de agosto los Estados miembros de la Asamblea General de Naciones Unidas acordaron establecer el Foro Permanente para los Afrodescendientes, que entrará en acción en 2022 como “un mecanismo consultivo para esas personas y otras partes interesadas, que funcionará como plataforma para mejorar la calidad de vida y los medios de subsistencia de los afrodescendientes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *