Semillas de una nueva esperanza

El 8 de mayo participamos en “Semillas para la Unión”, el primer intercambio comunal de semillas organizados por las comunas Che Guevara y El Maizal. Este proyecto lo lleva adelante la Unión Comunera. El evento se llevó a cabo durante la conmemoración del octavo aniversario de la comuna Che Guevara, donde las organizaciones locales han recuperado el cultivo del cacao y ahora producen chocolate. Aportaron semillas de cacao y café a este primer intercambio. Miembros de la comuna El Maizal trajeron, a su vez, semillas de maíz y caraotas, de su producción en el área donde se encuentran los estados Lara y Portuguesa.  

Ambas comunas son ejemplos de lo que se puede lograr mediante la organización popular y la conciencia política. Se trata de un intercambio agroecológico en el espíritu de la solidaridad que guía el propósito de las comunas. En tiempos de un bloqueo severo, los comuneros y comuneras han demostrado que podemos recuperar nuestras semillas nativas y que, mediante la solidaridad, las comunas pueden ayudarse entre sí a crecer cuando los recursos son escasos. Además, su cooperación trasciende el componente de la producción. La formación política es también parte de esta cooperación, un elemento necesario para fortalecer las relaciones sociales y la comprensión de la coyuntura actual.

También hubo una importante presencia internacionalista en el evento. El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), contribuyó con una donación de sus semillas agroecológicas en este intercambio, en una muestra de solidaridad y compromiso con la causa común de la emancipación de los pueblos.

Breves

  • El 10 de mayo participamos en la primera reunión histórica entre la Secretaría del ALBA-TCP y 19 centros de pensamiento crítico del Sur Global, con el objetivo de establecer una relación de trabajo y construir un documento con propuestas de políticas post-pandemia que ofrezcan soluciones reales a la crisis actual. Junto al Instituto Simón Bolívar, participaron Tricontinental: Instituto de Investigación Social, Instituto Samuel Robinson (Venezuela), ALAI, el Centro de Investigaciones sobre el Congo, Instituto Chris Hani (Sudáfrica), Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (Cuba), el Centro para la Reforma del Estado (Italia), el Centro de Investigaciones de Política Internacional (Cuba), el Instituto Patria (Argentina), el Instituto Patria Grande (Bolivia), el Instituto Internacional de Investigación “Andrés Bello” (Bolivia), el Instituto de Consulta e Investigación (Líbano), la Fundación para la Educación en la Transformación Social y el Progreso (Kenia), el Centro Internacional de Investigación DDR (Alemania), la Marx Memorial Library (Reino Unido), el Observatorio del Sur Global (Argentina), el Grupo de Investigación de la Iniciativa de Educación Popular (Ghana), la Sociedad para la Investigación Social y Económica (India) y el Instituto de Investigación de la Sociedad Cooperativa de Contrato Laboral Uralungal (India).
  • La situación actual en Palestina exige nuestra solidaridad, conciencia y acción. Desde hace siete décadas ya, la agresión del gobierno israelí contra el pueblo palestino y contra la integridad de Palestina se ha ido intensificando. Bajo la administración Trump, el gobierno israelí se envalentonó aún más. Ahora que el futuro político de Netanyahu sigue siendo incierto, se están llevando a cabo más acciones destinadas a movilizar a los extremistas y reprimir aún más la presencia, la vida y la soberanía palestina. El desplazamiento de palestinos en la zona de Sheij Jarrah y el ataque a la mezquita de Al-Aqsa, elevaron el nivel de agresión. Ya ascienden a 119 los muertos en Gaza, 31 de ellos menores, tras la ofensiva militar israelí. Condenamos estos ataques y hacemos un llamado a la solidaridad activa en defensa de Palestina y su pueblo, así como al respeto por el derecho internacional, que condena la política ilegal de los asentamientos israelíes.
  • Colombianos y colombianas continúan enfrentando la represión brutal del gobierno derechista desde el paro nacional del 28 de abril contra la reforma tributaria. Desde entonces, el gobierno de Duque se ha retractado de su propuesta legislativa original e incluso miembros del gabinete han renunciado. El país está prácticamente militarizado frente a las manifestaciones y algunos voceros del gobierno han alentado la violencia paramilitar armada. Junto a la policía colombiana, estos civiles armados han abierto fuego contra líderes indígenas, hiriendo gravemente a 9 de ellos. Asimismo, los movimientos sociales denuncian el asesinato de 47 personas, 2.000 casos de violencia policial y 12 víctimas de violencia sexual. Seguimos en firme solidaridad con el pueblo colombiano.
  • Sentimos la partida de Juan José Bautista Segales, amigo de Venezuela y pensador decolonial boliviano quien fusionó el marxismo con las filosofías de nuestros pueblos originarios. Su filosofía necesaria, comprometida con la transformación social, seguirá orientándonos hacia la construcción del Buen Vivir. Sobre la cuestión de la modernidad, escribió: “…cuando partimos ingenuamente de la cosmovisión moderna de la historia, la ciencia y la tecnología, automáticamente lo que se deduce es nuestro supuesto carácter de inferioridad innata histórica y cultural, y así, lo que entonces se vuelve a deducir, es que la única forma de desarrollarnos o salir de este estado de inferioridad y ‘subdesarrollo’ es perseguir a como dé lugar, la modernización de todas nuestras relaciones, pero de lo que no nos damos cuenta es de que justamente con este tipo de procedimiento, se esconde el misterio de nuestro ‘subdesarrollo’, cuando, queriendo ser lo que no somos (‘desarrollados’), al final terminamos negando lo que éramos para poder ser lo que no somos”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *