Instituto Simón Bolívar organiza jornada telemática de solidaridad a cinco años de la detención arbitraria de Milagro Sala

El Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos participó este sábado en la jornada de apoyo a la dirigente social, política e indígena de Argentina, Milagro Sala, lideresa de la Organización Barrial «Túpac Amaru», al cumplirse cinco de su detención arbitraria.

En la actividad telemática, titulada «Solidaridad con Milagro Sala a 5 años de su detención», se exigió respeto a los derechos humanos de la dirigente y su libertad. También se expuso el cerco mediático impuesto sobre su caso y las perversiones del entramado judicial que la mantiene privada de libertad en la provincia de Jujuy, al norte de Argentina.

Carlos Ron, presidente del Instituto Simón Bolívar, abogó por que haya una verdadera justicia y se logre la libertad de Sala, a la vez que transmitió toda la solidaridad del Gobierno y pueblo bolivariano.

El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, expresó que «Milagro Sala representa mucho para los pueblos. Es un orgullo poder contar con tu resistencia en un momento tan difícil para la humanidad como ha sido esta segunda década del siglo XXI. Eres luz, eres faro, que ilumina el camino a seguir. Estás en el corazón de las luchas de los pueblos, sigue adelante ¡No te rindas!».

Recordó que el Libertador Simón Bolívar decía que la justicia era la reina de todas las virtudes republicanas y que ésta se sostiene en la igualdad y la libertad, por lo que es necesario que haya justicia en el caso de Sala y demás compañeros privados de libertad por participar en las luchas del pueblo. También comentó que Carlos Marx y Federico Engels, en el vasto análisis que hicieron del capitalismo, concluyeron que todo se reduce a la lucha de clases, y eso se evidencia en la detención de la lideresa política: la lucha del pueblo humilde, de los trabajadores y campesinos, los obreros, versus la clase que se adueñó de los medios de producción. «Su rol es dominar y el rol de los pueblos es luchar contra esa dominación y liberarse».

Desde su arresto domiciliario, Milagro Sala agradeció la solidaridad del presidente Nicolás Maduro y el pueblo venezolano, y comentó que está privada de libertad por construir dignidad y demostrar que con pocos recursos se podía construir muchas cosas, lo que no convenía a los poderes neoliberales del macrismo.

En representación de las organizaciones populares de Venezuela, Ana Maldonado, integrante del Frente Francisco de Miranda, denunció que el caso de Sala corrobora la persecución judicial como estrategia de la derecha en el continente. «El encarcelamiento de Milagro Sala es para diezmar la organización popular que logró quebrar el monopolio en la construcción de viviendas en Argentina”.

Acotó que sueña con que la dirigente argentina visite pronto Venezuela para llevarla a recorrer los nuevos urbanismos de la Gran Misión Vivienda Venezuela, levantados por «nuestro pueblo constructor».

Milagro Sala fue detenida arbitrariamente el 16 de enero de 2016 y condenada a 13 años de prisión durante el Gobierno de Mauricio Macri, en un proceso judicial en el que se evidenciaron irregularidades.