ISB e intelectuales honran el 4F con foro internacional: “El mundo intra-pandemia”

En conmemoración de los treinta años de la rebelión del 04 de Febrero, el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos participó en el Foro Internacional “Revolución y Cambio de Época en el siglo XXI”; organizado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el Instituto Hugo Chávez; con la asistencia de representantes de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, entre otros.

Este viernes, se conmemoraron treinta años de la rebelión del 04 de Febrero, que para la mayoría del pueblo es símbolo de la lucha antiimperialista, del renacer de la dignidad patria y del despertar bolivariano, que líderó el comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

En este contexto histórico, el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos (ISB), participó en el Foro Internacional “Revolución y Cambio de Época en el siglo XXI”; organizado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el Instituto Hugo Chávez; con la asistencia de representantes de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, entre otros.

Carlos Ron, presidente del ISB, fue el encargado de dirigir el debate sobre: “El mundo intra-pandemia», junto a pensadores y expertos de Estados Unidos, Grecia y del África.

Aprovechó el momento para recordar la gesta histórica de la rebelión militar en Venezuela, afirmando que “esta rebelión, del 04 de Febrero, fue una rebelión contra el neoliberalismo, contra un sistema; seguimos y estamos en lucha, fielmente, contra ese sistema”.

Ron recordó que el Comandante Chávez fue preciso en su propuesta de gestación de la Republica Bolivariana, teniendo como base a los hombres y mujeres de la patria para la construcción de una verdadera democracia.

El presidente de ISB agregó que, en estos tiempos de pandemia, se hace más visible la crisis del modelo neoliberal.

«Hay un descaro tan grande por parte de los que dominan este sistema, los llaman los señores de Davos, que son los que están en el Foro Económico Mundial; ellos están haciendo una propuesta ahora; reconocen que hay un gran problema que es la desigualdad social, y la solución es que el capitalismo sea más inclusivo. La desigualdad social no es el problema, es un síntoma, el problema es ese modelo«, reflexionó Ron.

Para apoyar sus ideas mencionó que el modelo capitalista reaccionó a la pandemia produciendo una mayor recesión económica, incluso más profunda desde la Gran Depresión.

Según la FAO, 2 mil 370 millones de personas pasan hambre (…) se ha acentuado en la pandemia. Oxfam sacó un informe también, aproximadamente las diez personas más ricas en el mundo han aumentado su riqueza en pandemia”, mencionó.

Ron exhortó a cuestionar “ese sistema de Davos; es urgente que nosotros nos pongamos a debatir sobre esos efectos que está teniendo ese sistema sobre nuestro planeta, sobre la salud del planeta, sobre la salud de la humanidad«.

Finalmente, mencionó que como parte del trabajo que desarrolla el ISB, el año pasado junto al ALBA -y otros 25 institutos alrededor del mundo- se diseñó un plan para salvar al planeta con el objetivo de romper con el apartheid monetario, el apartheid médico y el apartheid alimentario.

La pandemia mostró el verdadero rostro del capitalismo

Durante el evento fue transmitido el mensaje de Sacha Llorenti, Secretario Ejecutivo del Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP).

En sus palabras, aseguró que el imperio estadounidense «se encuentra en franca decadencia; va perdiendo influencia en el mundo».

Sin embargo, alertó que «a medida que (EEUU) vaya debilitándose, utilizará más la violencia, utilizará más los distintos métodos para interrumpir los procesos revolucionarios; o incluso los procesos democráticos que no coincidan con sus intereses«.

Para el secretario ejecutivo del Alba-TCP, la desigualdad es una de las principales amenazas del modelo capitalista.

«La pandemia ha sido como una lupa que nos ha permitido ver cómo funciona el sistema de una manera muy clara. Para los poderosos no existen reglas, no existe el derecho internacional (…)«, determinó Llorenti.

Además, consideró que la situación actual que vive el mundo tiene mucha coincidencia con los hechos que desencadenaron el 04 de febrero de 1992, en Venezuela; al tiempo que recordó, el primer encuentro entre Chávez y Fidel (1994), el cual dio paso al nacimiento al ALBA como respuesta al modelo neoliberal.

Llorenti mencionó que pese al bloqueo económico, y a las medidas coercitivas que Washington impone contra Venezuela, Cuba, Nicaragua, el imperialismo «no ha podido acabar con los gobiernos revolucionarios«.

Unidad Panafricana contra la intra-Pandemia

Por su parte, el historiador, Amzat Boukari – Yabara, presidente de la Liga Panafricana (Benim), hizo hincapié en la situación que vive el África en medio de la pandemia.

La pandemia ha movilizado de nuevo el miedo para renovar el concepto del terror; para imponer medidas contra la pandemia dentro del sector científico y médico; los discursos políticos fabricaron el miedo al acercamiento, a contagiar a las personas queridas y el miedo mismo a respirar”, denunció Boukari.

Afirmó que la pandemia también ha potenciado el racismo; al tiempo que denunció que “es hacia el África donde más rápido se ha hecho el vínculo entre la pandemia, el racismo y el capitalismo”.

El activista panafricano, fue enfático al denunciar que las consecuencias económicas, generadas por la pandemia y el sistema, son un nuevo ciclo de recolonización y depredación económica.

Los países occidentales, sometidos al capitalismo, han visto en la pandemia una nueva oportunidad para lanzar una nueva operación de acaparamiento, de despojo” en el mundo.

También hizo referencia al aprovechamiento, por parte del sistema neoliberal, del desarrollo tecnológico para la concreción de la ciber-democracia.

Desde su punto de vista, esta generará que países con una tecnología superior impongan “derechos de propiedad intelectual; y militarizan el progreso científico de acuerdo a sus intereses geoestratégicos y no al servicio del pueblo; las vacunas están dibujando un nuevo mapa del mundo y una nueva Guerra Fría”.

La movilidad humana como lucro

En este foro también dijo presente la estadounidense, Adrienne Pine, doctora en antropología e integrante de la organización ARGOS. En su ponencia hizo referencia a la movilidad humana, en medio de la crisis generada por la pandemia y el capitalismo.

Para la experta, esta situación lucra en favor de la industria de la migración y del asilo, que tiene entre sus filas a los llamados coyotes, contratistas de la seguridad militarizada; las cárceles privadas; ONG; los abogados, entre otros sectores.

Los migrantes huyen de la violencia del imperio, hacia el imperio; no les suelen quedar muchas opciones. Y la mercantilización del asilo pues obviamente tampoco les favorece”; y agregó que con Biden “la política migratoria es peor”.

Precisó que con la pandemia esta violencia ha sido más clara que nunca. Ejemplo de ello es el lucro médico en Estados Unidos, que afecta principalmente a comunidades negras e indígenas; detenidos, migrantes, ciudadanos con bajos recursos, etc; a estas poblaciones no se les garantiza el acceso a la salud.

Paralelo a esta situación, mencionó el trabajo articulado del gobierno venezolano para hacer frente a la pandemia; pese a las graves consecuencias generadas por la imposición de medidas coercitivas desde Washington.

Sobre la migración venezolana dijo que “coincide con el inicio de la imposición de las medidas coercitivas; es mucho menor que la migración de los países vecinos gobernados bajo el yugo directo de Estados Unidos”, reconoció Pine.

Además, denunció el trato discriminatorio, y la xenofobia, de la que son víctimas en los países a los que se trasladan; hecho que los pone en mayor riesgo frente a la pandemia.

En este sentido, celebró el desarrollo del Plan Vuelta a la Patria, del Gobierno Bolivariano, que garantiza el retorno seguro de los migrantes venezolanos, y su atención inmediata en tiempos de pandemia.

Unidad contra la infra-pandemia

Cerrando el foro, se presentaron las reflexiones de Costas Isychos, diputado de la Plataforma de Izquierda (Syriza), y exministro de Defensa de Grecia.

Isychos llamó a unir fuerzas frente al desafió que enfrenta la humanidad, en medio de la pandemia. “Es la primera vez en la historia moderna, después de la Segunda Guerra Mundial, que tenemos a 40 países miembros de la ONU bajo sanciones; tenemos que unirnos, no puede uno solo”, sentenció.

El también integrante de la Red en Defensa de la Humanidad, aseguró que se deben crear frentes de lucha y trabajo, en sectores de la sociedad como los marginalizados, las personas que viven en extrema pobreza, los intelectuales, estudiantes, científicos y los pueblos que están sufriendo ocupaciones del imperialismo y sus guerras.

El intelectual griego recordó que el capitalismo vive ciclos de crisis permanentes; no obstante, alertó que “el capitalismo elige guerras para salir de sus crisis”; por ello, es fundamental que desde los pueblos, y sus gobiernos, existan respuestas colectivas antiimperialistas que derroten este esquema criminal de intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.