ISB desarrolló foro “La guerra de Canadá contra las primeras naciones”

Foro convocado por el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, con el objetivo de estudiar y reflexionar sobre la situación actual que viven las comunidades indígenas canadienses en su batalla legal contra el gobierno y las instituciones

“La guerra de Canadá contra las primeras naciones” fue el título del foro convocado por el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos, con el objetivo de estudiar y reflexionar sobre la situación actual que viven las comunidades indígenas canadienses en su batalla legal contra el gobierno y las instituciones.

La actividad, moderada por Carlon Ron, presidente del ISB y Laura Franco, coordinadora de Intercambio y Cooperación, contó con la participación de María Páez de Víctor socióloga y fundadora del Círculo Bolivariano “Louis Riel” de Toronto; y Justin Pudor, de la Universidad de York.

Ambos ponentes centraron sus análisis en la creciente organización y unificación de las comunidades originarias; víctimas por siglos del saqueo de sus territorios y de la violación de sus derechos humanos.

Pudor hizo un repaso por tres ejes de acción legal que mantienen dichos pueblos en las cortes canadienses. Ellos son: los juicios contra el infanticidio indígena cometido desde el siglo XIX en las llamadas Escuelas Residenciales; la batalla por el acceso al agua potable; y el más fundamental, el reconocimiento de las tierras que fueron robadas para constituir el actual Estado.

El investigador canadiense, refirió que “hay decenas de casos donde el gobierno está luchando con tanta fuerza legal, con tantos recursos contra los derechos de los indígenas”.

Sin embargo, precisó que “las naciones indígenas en Canadá se están fortaleciendo; tienen cada vez más capacidad de luchar” por sus derechos sociales, políticos, económicos y ancestrales.

Pudor recordó que en esta nación existe una “ideología del genocidio”; pues nunca tuvo una revolución, como en Venezuela y otras naciones, para frenar la invasión de los colonos europeos. Por ende, la descolonización social es incipiente.

Similar opinión tuvo la socióloga venezolana-canadiense, María Páez de Víctor, quien refirió que el proceso de segregación y exterminio de las comunidades indígenas, está vinculada a la postura eurocentrista dominante.

“La mayoría de los canadienses no saben que esto está pasando porque este es un sistema de gobierno sumamente elitesco; y ellos controlan los mensajes y el conocimiento”, alertó.

Mencionó que en la nación del norte existen 1,6 millones de indígenas, equivalente a 4,6 por ciento de la población total del país. Ellos solo ocupan el 0,02 por ciento del territorio pese a que Canadá es el segundo país más grande del mundo, despúes de Rusia.

Páez de Víctor agregó que la mayoría de las comunidades indígenas canadienses viven en la pobreza, no tienen acceso a la educación; tienen graves problemas de salud, empleo, vivienda, servicios básicos, entre otros.

Dijo que pese a esta situación las comunidades indígenas han encontrado puntos favorables de defensa en las Cortes; sin embargo, aclaró que aún el gobierno federal, gracias a llamada “Indian Act” (Ley India), tiene control legal sobre estos pueblos.

Por eso, consideró fundamental que las luchas de estas comunidades sean conocidas en el resto de América Latina y el Caribe, pues se trata de la misma causa contra el neocolonialismo, y el imperialismo imperante en nuestra región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.