ISB celebró junto a movimientos sociales y docentes latinoamericanos el centenario de Paulo Freire

Paulo Freire es uno de los referentes latinoamericanos más estudiados y debatidos en el mundo, pues su vida y su obra estuvo dedicada a impulsar la llamada educación liberadora; destinada a potenciar al ser humano como un sujeto capaz de pensar, accionar y aprender del entorno con el objetivo de romper las cadenas de la opresión.

Este 2021, para celebrar su natalicio, el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos (ISB), organizó junto al Movimiento Sin Tierra de Brasil; The Literacy Project de Estados Unidos; y la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” de Venezuela, el encuentro “Cien años de Paulo Freire: vigencia de su legado para el futuro de nuestros pueblos”.

La actividad permitió reflexionar sobre la pedagogía de Freire y su capacidad para enfrentar los desafíos del sistema neoliberal. Para ello se proyectó el documental “Alfabeto de Libertad”, dirigido por la documentalista estadounidense, Catherine Murphy, con la producción e investigación de Micaela Ovelar.

Laura Franco, coordinadora de Intercambio y Cooperación del ISB, resaltó el legado del maestro brasileño en los actuales tiempos, al afirmar que se trata de “un maestro revolucionario ejemplar de la educación popular, que nos ha legado a los pueblos de Nuestra América -y a los pueblos que luchan en el mundo entero- una extraordinaria herramienta como lo es el método de la educación popular liberadora”.

Franco aseguró que desde el Instituto se trabaja arduamente para que las herramientas formativas de Freire sean base fundamental en “espacios para el diálogo, espacios para la reflexión y la formación permanente entre nuestros pueblos”.

Por su parte, Alejandrina Reyes, rectora de la UNESR, reiteró que el llamado Patrón de la Educación brasileña tiene “un significado muy importante para los educadores, los luchadores sociales de Latinoamérica y del mundo”. Recordó que, en la década de los 70, Freire visitó el Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente, donde compartió sus enseñanzas con los maestros venezolanos.

La documentalista Catherine Murphy explicó que, por 15 años, han desarrollado audiovisuales como herramientas para el proceso de alfabetización en múltiples rincones del mundo. “Estamos mirando a la liberación a través de la alfabetización y la alfabetización a través de la liberación. Como dijo el gran maestro Freire no es solamente leer la palabra, sino aprender a leer el mundo”, mencionó.

En tanto, la productora del documental, Micaela Ovelar, hizo referencia al proceso de investigación de este material audiovisual sobre el maestro de la educación liberadora.

Hay algunas cosas de Freire que por más que alguien conozca mucho de su pedagogía no se han dado a conocer al mundo en demasía. Fuimos tras los primeros pasos de Paulo Freire; y “Alfabeto de la Libertad” rescata esta experiencia de las 40 horas y la esencia de los protagonistas y las protagonistas, los alfabetizandos”, dijo Ovelar.

Recomendó leer «La educación como práctica de la libertad» (1967), primer libro de Freire, donde desmonta la educación que domestica y muestra sus ideas de liberación en la educación.

Jesús Chucho García, secretario Ejecutivo de la Asociación Regional de Afrodescendientes de las Américas y el Caribe, recordó que Freire se vinculó con África, mientras vivía en el exilio. “Freire tuvo una gran influencia en lo que fue el movimiento de conciencia negra en Sudáfrica y en la lucha contra el Apartheid”.

Recordó el texto del maestro “Cartas de Guinea Bissau” donde, Freire, reflexionaba sobre la política, el proceso revolucionario de la nación; la cultura; la violencia colonial y la necesidad de transformar las condiciones materiales de esa invasión.

Finalmente, Simone Magalhães, coordinadora del MST en São Paulo, saludó la iniciativa de este encuentro reflexivo que permite compartir las experiencias de los trabajadores del campo brasileño.

Para el MST los principios de la pedagogía de Paulo Freire es una práctica cotidiana, como son la esencia de sus escritos, de su obra, los diálogos esenciales, para que las prácticas se materialicen a través de la lucha por la tierra, por la reforma agraria”, aseguró.

La gran obra de Paulo Freire se encuentra en su libro “Pedagogía del oprimido”, escrito en 1968 mientras vivía en Santiago de Chile.

La dedicatoria que hizo en este documento dejó una marca profunda en el corazón de los pueblos del mundo. Escribió Freire: “A los desarrapados del mundo y a quienes, descubriéndose en ellos, con ellos sufren y con ellos luchan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *