Instituto Simón Bolívar realiza conferencia sobre el pensamiento Gramsciano a 130 años del nacimiento de Antonio Gramsci

El Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos realizó este viernes la videoconferencia ‘Actualidad del pensamiento Gramsciano a 130 años de su nacimiento’, recordando la vida de uno de los más destacados teóricos del marxismo y fundador del Partido Comunista Italiano, Antonio Gramsci.

Participaron vía telemática, la encargada de negocios de la República Bolivariana de Venezuela ante la República Italiana, María Elena Uzzo; el político y escritor italiano Raul Mordenti; el profesor Gianni Fresu y el economista brasileño y dirigente del Movimiento Sin Tierra de Brasil, João Pedro Stédile.

Durante la videoconferencia se analizó el aporte de Gramsci a la causa de los pueblos en contra del capitalismo y fascismo, así como la influencia política en las bases de la Revolución Bolivariana.

“Para la Revolución Bolivariana, Gramsci tiene un significado especial, porque el Comandante Chávez supo entender su pensamiento. Él fue más allá de su propio tiempo, y nos ayuda a entender la realidad y la lucha que enfrentamos”, destacó el presidente del Instituto Simón Bolívar para la Paz y Solidaridad entre los Pueblos, Carlos Ron.

Asimismo, enfatizó que el mensaje de Gramsci es un mensaje que los movimientos sociales han entendido para hacer las transformaciones necesarias en América Latina.

Para Gianni Fresu, el interés científico por el pensamiento de Gramsci se enmarca en la omnipresencia de los medios de comunicación y la lucha de los sujetos por influir en la opinión pública. “El bloqueo imperialista contra Venezuela también toma su forma de la desinformación sistemática y censura total”, agregó.

Por su parte, el académico Raúl Mordenti señaló que la historia no sólo está condicionada por hechos económicos brutos, sino por la consecuencia de una intervención constante y subjetiva de los hombres y las mujeres organizados en sociedad.

Finalmente, João Pedro Stédile insistió en la necesidad de reivindicar el legado de Gramsci para los tiempos de crisis; sobre el poder político explicó que antes se resumía en la toma del Gobierno, pero la postura de Gramsci es más verdadera cuando dice que en todos los espacios colectivos hay una disputa de poder.