Colombianidad en Venezuela habla sobre la integración y aceptación en el país

Este jueves, se realizó el conversatorio telemático “Colombianidad en Venezuela: Integración, hermandad y defensa de la Paz”, el cual contó con la participación de integrantes de la comunidad colombiana en el país y con la moderación del presidente del Instituto Simón Bolívar para la Paz y Solidaridad entre los Pueblos, Carlos Ron.

La investigadora María Fernanda Barreto, nacida en Colombia y radicada en Venezuela desde el año 1978, expresó sentir una inmensa alegría por haber coincidido en este espacio para dialogar sobre la historia que comparten ambos países hermanos, ante la preocupación que surge sobre las relaciones diplomáticas de sus gobiernos.

«Hay una situación que no merecemos como pueblos hermanos, son situaciones que buscan propiciar un desencuentro entre nuestros países. Venezuela ha sido desde hace muchos años un lugar donde compañeros colombianos han realizado sus vidas; por el contrario, los gobiernos colombianos han mantenido una política hostil», aseveró.

«Es importante que la voz colombiana sea escuchada»

La investigadora con más de 40 años en el país también aseguró que la cifra de nacidos en Colombia que viven y se mantienen en Venezuela superan los 4 millones de habitantes, aun después de la política de agresión económica impuesta y de la matriz de opinión negativa fabricada por las grandes corporaciones mediáticas.

«Somos millones a pesar de las cifras manipuladas de organismos internacionales; y además cientos de miles participamos dentro de los partidos políticos. Es importante explicar por qué la tercera parte de este país es también colombo-venezolana»

«¿Por qué seguimos aquí?

Es una pregunta que vale la pena analizar, dijo Barreto.

«Yo llegué a este país en el año 1978 durante el primer mandato presidencial de Carlos Andrés Pérez, en esa época hubo una importación de mano de obra y trajo muchos profesionales de la educación, mi padre fue uno de ellos. Desde ese momento estoy en Venezuela, aquí tuve a mis hijos y estudié. A pesar de ello, 30 años después se me negaba la posibilidad de tener la nacionalidad venezolana, fue con la llegada de la Revolución Bolivariana, con las políticas de inclusión social que por fin se me concedió la nacionalidad», expresó.

Fue en julio del año 2004 junto a otros cuatro millones de personas nacidos en el extranjero que fue naturalizada.

Recordó también que Colombia se ha convertido en el país de América Latina con el mayor número de emigrantes producto de la oligarquía excluyente y de la violencia.

«Desplazamientos forzados sobre todo a territorios fronterizos, como colombiana te digo que aprendí más sobre la verdad de Colombia residiendo en la comunidad de desplazados que desde adentro de Colombia».

Por su parte, Gilberto Torres, exsindicalista de la Unión Sindical Obrera (USO) de Colombia, defensor de derechos humanos y de la empresa colombiana de petróleo, agradeció al Gobierno venezolano por el refugio concedido en diciembre pasado tras ser amenazado de muerte.

«En el poco tiempo que llevo en Venezuela he conocido historias de vida de personas que fueron acogidas hace 30 y 40 años, les dieron la bienvenida y les salvaron hasta la vida. Esto es mucho decir, yo estuve 18 años en el exilio, queriendo regresar a Colombia en 2016, para presentar un libro que escribí junto a Vladimir Carrillo en el exilio; no obstante, de nuevo recibí amenazas y fui perseguido».

Finalmente, Lina Arregocés destacó que cada colombiano acogido en Venezuela, desde su perspectiva, ha podido hacer una vida, trabajar, encontrase en familia.

«Tal vez algunos más politizados que otros, dependiendo de quienes éramos. Yo soy una hija de Colombia, lo que nos caracteriza en este momento es que hay un proceso de paz fallido que se está llevando a muchos de los que creímos. El gobierno responde asesinando a quienes están buscando esa posibilidad, la paz».