Vijay Prashad exalta el papel del pensamiento en la lucha revolucionaria

Estimados amigos y amigas:

Mi nombre es Vijay Prashad, el director de Tricontinental: Instituto para la Investigación Social. Me complace mucho estar con ustedes hoy – el pueblo de Venezuela – en el lanzamiento del Instituto Simón Bolívar.

Estos son tiempos muy difíciles, con la pandemia aumentando el sufrimiento sobre los pueblos del mundo por el sistema capitalista de trabajo social y lucro privado; esta pandemia no ha disminuido la velocidad del intento por parte de las fuerzas imperialistas de aplastar el espíritu de la humanidad, una instancia de las cuales son las sanciones – para ser más precisos, el bloqueo – contra Venezuela y Cuba. Actualmente, la mitad de la población mundial sufre de hambre. Las Naciones Unidas estiman que para la segunda mitad de 2020, existe la posibilidad de que 6.000 niños mueran cada día como resultado del colapso de los sistemas de salud y alimentación. Esta es una catástrofe de proporciones inmensas.

Y sin embargo, mientras la humanidad tiembla, el bloque imperialista intensifica sus bloqueos y hace sonar sus espadas contra China. Esta pandemia – que muestra el fracaso del sistema capitalista – debería haber sido un tiempo para reflexión seria; por el contrario, está siendo usada por el bloque antiimperialista para avanzar con su agenda espantosa para subordinar a su voluntad a los pueblos del planeta.

Nuestras luchas son muchas, pero como aprendimos de Lenin – sin teoría revolucionaria no puede haber práctica revolucionaria. Una de las tareas de nuestro tiempo construir una teoría revolucionaria que identifique la estructura del imperialismo y que entienda adecuadamente nuestra coyuntura. Este es el trabajo que hemos estado haciendo en Tricontinental: Instituto para la Investigación Social y que esperamos trabajara junto con nuestros colegas en el Instituto Simón Bolívar – en particular su presidente Carlos Ron – para afinar nuestra comprensión de la estructura y de la coyuntura. Tal estudio no es un lujo; es una necesidad revolucionaria.

Que hayan nombrado al instituto con el nombre de Simón Bolívar es un homenaje no solo al Libertador y a las luchas por la libertad en Nuestra América; es igualmente una declaración sobre la larga lucha que la humanidad ha librado desde principios del siglo XIX entre las fuerzas del imperialismo y las fuerzas de la humanidad.

El imperialismo no es otra cosa que la clase capitalista buscando mantener el viejo orden colonial a su favor y que busca mantener los salarios en el cinturón tropical por debajo de los niveles humanos; El imperialismo, que se ha transformado con el tiempo, conserva sin embargo este papel estructural de dominación.

En el otro lado, desde los primeros días, se pararon los rebeldes en Haití liderados por Touissant l’Overture, se pararon el ejército de liberación de América del Sur dirigido por Simón Bolívar, se pararon los rebeldes de Brasil en sus quilombos, se pararon los Boxer de China, se pararon los soldados y campesinos de la India durante el levantamiento de 1857, se enfrentaron a los combatientes de la rebelión de Maji Maji en África Oriental y la rebelión Herero en África Sudoccidental, y tantos otros. Este es el lado de la humanidad, el lado de las personas que están en contra de la destrucción de la vida en aras del beneficio de unos pocos; este lado de la humanidad ha luchado por la soberanía sobre los recursos y sobre la vida. Estas rebeliones nos recuerdan lo que ha estado en juego durante doscientos años: la existencia misma de la vida, la existencia misma de la idea humana de libertad.

A lo largo de estos dos siglos, el lado de la humanidad ha tenido muchas victorias: la Revolución rusa de 1917, la Revolución vietnamita de 1945, la Revolución coreana de 1948, la Revolución china de 1949, la Revolución cubana de 1959, la Revolución yemení de 1970, las revoluciones angoleña, mozambiqueña y caboverdiana en 1974, la revolución afgana de 1978, las revoluciones nicaragüense y granadina de 1979, la revolución burkinabe de 1983 y, más cerca de nuestra época, por supuesto, la elección de Hugo Chávez en 1998 y el inicio del proceso revolucionario bolivariano. Hemos tenido nuestras victorias, pero también nuestras derrotas. Pero la derrota no es el resultado final. Como escribió el marxista libanés Mahdi Amel, «mientras resistas, no has sido derrotado». Seguimos avanzando en nuestras luchas, que son parte de una larga historia de lucha entre el imperialismo y la humanidad.

Hoy nos enfrentamos a un desconcertante conjunto de desafíos, dilemas de la humanidad que son muchos y cada uno aparentemente abrumador. Hay hambre, por supuesto, una plaga terrible en nuestras almas. Hay desempleo y desamparo, analfabetismo y enfermedad. Y luego está la indignidad: jerarquías de raza y género, casta y capacidad. Los seres humanos anhelan superar cada uno de estos desafíos.

El primer paso es tener claridad sobre estas cosas, y aquí es donde entran los institutos de investigación como el Instituto Simón Bolívar, para estudiar cuidadosamente cada uno de nuestros dilemas de la humanidad y desarrollar una comprensión lúcida sobre ellos. Por ejemplo, sabemos que el hambre es un problema inmediato. Sabemos que el planeta produce suficientes alimentos para la humanidad. Sabemos que se desperdicia o se pierde un billón de dólares en alimentos, suficiente para alimentar a 2 mil millones de personas. Sabemos que hay algunas razones por las que la gente no puede conseguir alimentos: primero, que no tienen dinero para comprar alimentos, y segundo, que la comercialización de la tierra ha significado que el crecimiento de cultivos comerciales ha convertido nuestra tierra en un artículo. del comercio en lugar del suelo que nos mantiene vivos. Nuestra investigación muestra que hay formas bastante razonables de producir soberanía alimentaria y solidaridad alimentaria, cultivar suficientes alimentos agroecológicos saludables para nuestra gente, asegurarnos de que nuestra gente pueda obtener estos alimentos y garantizar que los agricultores estén bien compensados ​​para producir lo que necesitamos y no lo que nos vemos obligados a cultivar; además, desarrollar cadenas regionales de suministro de alimentos en torno a plataformas como ALBA. Este es el tipo de investigación que se necesita para responder a la pregunta reveladora: ¿por qué la mitad de la población del mundo tiene hambre en este momento, en un momento en que podemos enviar cohetes al espacio?

Una vez más, en nombre de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales, felicitaciones por el lanzamiento del Instituto Simón Bolívar. Quiero dejarles un pequeño poema de una vieja película hindi llamada Mazdoor or Worker, una canción escrita por Hasan Kamal.

Hum mehnat-kash es duniya se jab apna hissa maangenge

Ek baagh nahin, ek khet nahin, hum saari duniya maangenge.

Cuando los trabajadores exijamos lo que nos corresponde del mundo

No solo un huerto, no solo un campo, estaremos exigiendo el mundo entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *