Categorías
Noticias

Primer Manifiesto por la paz y la Solidaridad con Venezuela

La pandemia del Covid-19 ha demostrado que el modelo de sociedad capitalista sustentado en valores individualistas y que tiene como meta única la acumulación de riquezas, no es capaz de defender a la humanidad, garantizar derechos fundamentales ni resguardar la vida en el planeta. Ante este fracaso, el modelo utiliza la violencia para mantener su hegemonía, arremete contra la clase trabajadora que busca construir un modelo alternativo e intenta apropiarse de los recursos naturales de los pueblos.

En América Latina, uno de los ejemplos más claros de esta renovada agresión es la política del gobierno de los Estados Unidos hacia Venezuela. Siendo el país más afectado por la pandemia en todo el mundo, ha decido más bien enfocar esfuerzos en derrocar el gobierno de Venezuela y exacerbar la política ilegal de amenazas, bloqueos e intervenciones que afectan directamente al pueblo venezolano.

Invocando la anacrónica Doctrina Monroe, Estados Unidos pretende a través de medidas coercitivas unilaterales causar sufrimiento en pueblo venezolano para intervenir y colocar un gobierno títere que se subordine a sus intereses y desmantelar el proyecto social y económico que se ha venido construyendo en los últimos 21 años en Venezuela y que ha colocado al ser humano como prioridad.

Es por tal razón que hoy más que nunca, para combatir la estrategia de “máxima presión” contra Venezuela y lo que el Departamento de Estado califica como la “Doctrina Monroe 2.0”, ha sido oportuno que en Venezuela se haya enarbolado nuevamente el pensamiento y la acción de Simón Bolívar y que el proceso político y la nación que hoy llevan su nombre, también demuestren al mundo la vigencia de esta corriente histórica liberadora. El mundo necesita hoy el “equilibrio del universo” que defendía Simón Bolívar: el fin de políticas unilaterales de coerción y el trabajo colaborativo hacia la construcción de un nuevo mundo de solidaridad, cooperación, complementariedad y justicia social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *